"Siempre trabajé con objetos, pero nunca lo había llevado a escena"
  • Compartir

07/11/2022

Así lo afirmó la actriz y docente Laura Copello, la cual fue declarada ciudadana ilustre de Falso Vivo

Autor:
Valentina Alvarado

Laura Copello es actriz, titiritera, docente y alma mater del teatro de la Manzana considerado cuna del teatro rosarino, el cual festeja este mes 30 años de funcionamiento. Una de sus últimas obras "Laurita tiene muchas cosas que hacer" es autobiográfica y ha girado por el país cosechando muy buenas críticas.

Por todo esto, Laura Copello fue declarada ciudadana ilustre de Falso Vivo.

"Nosotros trabajamos con mapping, con varias cámaras, y lo interesante es que el mapping sea parte del relato, el relato se va construyendo con algunas cosas que aparecen en él", afirmó Copello.

En cuanto a su más reciente obra "Todavía no, lo importante de acordarse", la cual cuenta con la dirección de Felipe Haidar, la actriz y docente explicó: "Nosotros nos compartimos ideas, textos, teníamos un montón de materiales recopilados, y en pandemia queríamos seguir profundizando. Habíamos hecho un microteatro y de ese microteatro después hicimos una lectura performática y le agregamos estas charlas de intercambio de mensajes que tenemos. Ahí surgió la idea de hacer algo más juntos". 

Y agregó: "En mi rol docente siempre trabaje con objetos, pero nunca la había llevado al trabajo. Cuando construimos "Laurita tiene muchas cosas que hacer" con Ricardo Arias, dije "voy a poner en escena este trabajo sobre los paisajes personales", entonces construimos esta historia de esa mujer que pone escena sus paisajes construidos con objetos. Esto es un poco la continuidad de eso, la cámara amplia ese paisaje que es muy pequeño, a su vez también son los recuerdos, los deseos, temores, algo de eso es lo que aparece".

También Copello expresó que cuando se inauguró el teatro La Manzana era parte de una estructura más grande llamada "La sociedad del ángel". "Era una escuela de formación, hubo unos años donde el teatro independiente y autogestivo de la ciudad ocurría en el teatro de la manzana. Hay una carpeta y si vos ves las obras estaba todo el teatro rosarino del momento". 

Y concluyó: "El teatro hoy está súper activo, los que se formaron ahí vuelven a hacer funciones, a dirigir, a actuar. Yo sentí que no se puede destruir esto, tiene que seguir funcionando. Ahora viene el tema del legado, por eso esta obra habla de eso, de la memoria y de lo que uno deja".