Mujer y Liderazgos

08/03/2016

El Vicerrectorado de la Universidad Nacional de Rosario junto con la Embajada de Canadá y la Asociación Argentina de Estudios Canadienses (ASAEC), realizaron una Jornada de intercambio para reflexionar acerca de los roles que ejerce la mujer en las sociedades contemporáneas.

El Rector Floriani junto a la Mag. Patricia Rojo y la Mag. Olga Corna. (Foto:Camila Casero)
Autor:
Redacción web

“Si bien hemos avanzado mucho en el reconocimiento de la paridad de derechos y obligaciones entre géneros, esa construcción es una tarea cotidiana en la que hay que sortear la retórica y garantizarla en los hechos”, expresó el Rector Héctor Floriani en la apertura del encuentro junto a la Directora del Centro de Estudios Canadienses, Mag. Olga Corna y la Directora del Progama Género y Universidad de la UNR, Mag. Patricia Rojo.

La Jornada, que tuvo lugar en la Sede de Gobierno de la Universidad, contó con la presencia de la Directora del Area Ciencias Sociales y Humanidades del Conicet, Dra. Dora Barrancos; la Rectora de la Universidad Nacional del Nordeste, Profesora María Delfina Veiravé; la Parlamentaria del Mercosur, LIc. María Luisa Storani; la Directora del programa Género y Sexualidades de la Facultadd de Derecho, Dra. Analía Aucía; la Secretaria de Desarrollo Humano, Educación y Capacitación del Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario, Yamile Baclini; la Decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNR, Licenciada Adriana Racca; la Directora del Centro de Investigaciones y Estudios del Trabajo, Mag. María de los Angeles Di Capua y la Becaria Canadiense de la UBA, Mag. María Inés Fernández.

La Directora del Area de Ciencias Sociales y Humanidades del Conicet, Dra. Dora Barrancos, inició el Panel “Mujer, educación y ciencia” sosteniendo que el camino formal para la educación femenina universitaria fue muy difícil: “Las mujeres han producido conocimiento pero no han tenido reconocimiento”.

Afirmó que la participación de las mujeres en las Universidades en América Latina se fue incrementando con el paso de las décadas: en 1950 representaban un 24%, en 1960 32%, en 1970 35%, en 1980 43%, en 1990 49%, en 2002 54%, en 2011 56% y en 2015 ascendió a un 58%. “Argentina está pisando esa media, con Facultades feminizadas como Medicina y otras donde hay muy baja participación de mujeres, como las Ingenierías, es decir que en la Universidad se cumple el estereotipo social que las relaciona con actividades de servicio y cuidado”, reflexionó.

En el Conicet también son notables los cambios: hace diez años había un 47% de mujeres y hoy asciende a 52%. Aunque, teniendo en cuenta los niveles jerárquicos, se puede observar la disparidad: como asistentes hay 57%, como adjuntas 54%, como independiente 48%, como principales 39% y en la cúspide superior sólo un 25% de mujeres, una cuarta parte de la totalidad de científicos que llegan a esos niveles.

Para explicar esta dificultad, la Dra. Barrancos afirmó que “una mujer científica es una mujer: cuida niños, maridos, padres, es el sostén principal de los cuidados domésticos, es decir que tiene trivalencias funcionales. Por esta razón y con el objetivo de allanar el camino para igualar las oportunidades, en el Conicet existen, por ejemplo, excepciones por edades de acuerdo al número de hijos y toda investigadora tiene el derecho de postergar la presentación de su informe en el año de alumbramiento.

Fuente: unr.edu.ar