"Las tormentas están embreveciéndose, con lluvias de mucho caudal en poco tiempo"
  • Compartir

07/03/2016

Las fuertes lluvias registradas en el último tiempo encienden la alerta sobre el impacto del calentamiento global. Cortas y de gran caudal no llegan solas, sino con una alta carga eléctrica, fuertes vientos y embudos que, por ahora, no tocan la tierra. Para conocer las causas y cómo puede profundizarse esta situación, entrevistamos en el portal de Radio UNR a Sergio Rinaldi

Autor:
Alejandro Arnoletti

El periodista vinculado a temas ambientales e integrante de la organización civil “Taller Ecologista” citó algunas de las conclusiones del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático y las enfocó al impacto en el clima. El panel afirmó que “en la pampa húmeda se presentarán lluvias frecuentes, con un poco tiempo de duración y de gran cantidad de agua”. La mencionada organización formaba parte de la ONU y entre los integrantes aparecía el meteorólogo argentino Osvaldo Canziani. En el año 2007 el grupo fue ganador del Premio Nobel de la Paz junto al exvicepresidente estadounidense, Al Gore. 

“Rosario tuvo antecedentes de lluvias muy fuertes. Por ejemplo en 1996 ocurrió una inundación muy fuerte y en 2007 hubo una semana en que llovíó todo”. En el primero de los casos, cayeron 153 milímetros en poco más de dos horas. El centro de la ciudad fue el sector más afectado a raíz de que el sistema de desagüe pluival era de comienzos de siglo. Además 16 centros de distribución de media tensión de la EPE quedaron fuera de servicio, numerosos usuarios de Telecom quedaron incomunicados, el frigorífico “La Tropa” sufrió el derrumbe de un muro y al desaparecido supermercado “Mega” se le inundó el estacionamiento. En el caso de la de 2007, fue un temporal que azotó desde el 26 al 31 de marzo, con la caída de alrededor de 400 mm. La tormenta ocasionó que alrededor de 4000 personas resultaran evacuadas.

 

Otro fenómeno que recrudeció fueron las tormentas de verano. Para Rinaldi, “están embraveciéndose, con menor frecuencia entre ellas, más violentas y con vientos muy fuertes. Hace unos días tuvimos un ejemplo en San Lorenzo”. A pesar de ello, el periodista resaltó que “no debiéramos sorprendernos porque estamos en zona de tornados, aunque muchos de ellos no tocan tierra y por eso no llegan a serlo”. Una situación así se presentó en Venado Tuerto el 24 de febrero.

 

 

El panorama en nuestra zona es complicado y se irá complicando a medida que pase el tiempo. “Tenemos que estar alerta”, asegura Rinaldi y agrega: “la situación se irá repitiendo y agudizando”. 

Acerca de la responsabilidad del hombre en el cambio climático, el periodista mencionó que hay dos posturas, una mayoritaria y una minoritaria. La que más cantidad de adherentes tiene es “la que encuentra en el hombre la responsabilidad, principalmente luego de la revolución industrial”. “La emisión de gases fósiles, gases y petróleo, en lugar de energías renovables, produce y acentúa el fenómeno que conocemos como efecto invernadero”, agrega. La otra postura “es minoritaria y encuentra al calentamiento global como un ciclo natural que se presenta en distintos ciclos a lo largo de la historia”.

Lo concreto es que el promedio de temperaturas a lo largo del año se incrementa desde 2005 y 2015 fue el año más caluroso de todos los registrados. El 2016 sigue la misma línea, ya que el pasado enero fue el “más caliente” desde que comenzaron las mediciones.

La Cumbre del Clima de París mencionó los recaudos que tienen que tomar los países para tratar de reducir las consecuencias del cambio climático, coincidiendo con la postura de grupos ambientalistas con mirada crítica como Greenpeace o los Amigos de la Tierra. A pesar de ello, la Sergio Rinaldi marcó que “a pesar que se firmó un protocolo, que deberá refrendarse en cada país, no satisfizo las expectativas”. “Las cuestiones más fuertes como las metas que cada país se comprometía a reducir la emisión de gases o el dinero que los países centrales como Estados Unidos o China destinarían a apostar por energías limpias y reducir la contaminación no fueron las esperadas”, argumentó.

A pesar del acuerdo en Francia, la última palabra la tiene cada uno de los Congresos de los países intervinientes. Para que entre en vigencia “se necesita que al menos la mitad de ellos lo aprueben en las respectivas legislaturas”. Y eso no supone un “trámite”, ya que algunas oposiciones mostraron su férrea resistencia.  El ejemplo cabal de esto es la postura republicana contra Barack Obama sobre este tema; y entre ellos, de dos de los precandidatos a presidente del país. Entre otras declaraciones, Donald Trump había pronunciado declaraciones muy fuertes contra el calentamiento global: “La cadena NBC News se refirió al clima como el más frío en muchos años. ¿Nuestro país seguirá invirtiendo dinero en la estafa del calentamiento global?”. Ted Cruz, en tanto, criticó a la NASA por destinar fondos de su presupuesto a investigaciones en la Tierra: "Casi cualquier estadounidense estaría de acuerdo en que la función principal de la NASA es la de explorar el espacio. Es lo que inspira a los niños y las niñas de todo el país. Me preocupa que la NASA deje de centrar la atención en su misión principal".

En nuestro país, las sesiones ordinarias del Congreso comenzaron la semana pasada. Cuando se produjo el acuerdo, el órgano legislativo se encontraba en receso. La fecha límite para que la ONU reciba las aprobaciones de cada país es el 22 de abril, justamente, el Día de la Tierra. ¿Llegaremos a tiempo?