Ana Prada en Rosario
  • Compartir

13/09/2022

La cantautora uruguaya presenta su úlitmo disco este viernes en el Galpón de la Música

Galpón de la Música (Estévez Boero 980) desde las 21.00
Autor:
Rodrigo Covarrubias

La cantautora uruguaya Ana Prada regresa a Rosario para presentar su último disco, No. La presentación será en el Galpón de la Música (Estévez Boero 980) este viernes 16 de septiembre a partir de las 21.00. Las entradas para el show están disponibles en el siguiente link.

Ana Prada es una cantautora uruguaya oriunda de Paysandú, que residió la mayor parte de su carrera en Montevideo. Sus canciones forman parte del paisaje sonoro rioplatense, intercalando la música popular de la región con ritmos y sonidos contemporáneos. Este nuevo álbum se suma a la lista de discos solistas iniciados con Soy Sola en el año 2006, continuados con Soy Pecadora (2009), Soy (2011) y Soy Otra (2013), entre otros materiales que grabó en conjunto con diferentes artistas, como Y para qué más, grabado con Teresa Parodi en el año 2013 o el material discográfico dedicado especialmente para el 8 marzo, 8 para el 8M, lanzado en 2021.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Ana Prada (@lanaprada)

“Es un disco que se terminó de hacer hace poco. Tiene 8 canciones que todas empiezan con la palabra `No´”, aclara Ana Prada para La Marca de la Almohada. “Me tiene muy contenta porque me junté con Pedro Alemany. Es un disco que lo grabamos Uruguay, más que nada en solitario con Pedro, con algunos músicos que participaron desde México, que se masterizó en Nueva York, un disco que anduvo por ahí, pero nosotros siempre desde acá”

El disco, en el que se destacan las participaciones especiales de Jorge Drexler y Natalia Oreiro, ésta última cantando la balada No hay verdades, último sencillo lanzado en este 2022 como anticipo al lanzamiento, estará disponible para escuchar en plataformas digitales a partir del mismo viernes 16.

Ana contaba como fue el proceso de producción del disco junto a Pedro Alemany y la manera en que trabajaron las canciones: “Pedro viene de otro universo sonoro, diferente, aunque también fue alumno de guitarra durante muchos años desde su adolescencia del Príncipe (Gustavo Pena). Eso hace que él tenga no solo el tema de los sonidos, de las cosas más modernas y de las programaciones de los beats, sino que también tiene mucho de la emoción de la canción porque viene de esa escuela. Laburamos muy bien los conceptos de las canciones. Después él como productor artístico vestía, grabábamos la canción con la guitarra y veía qué elementos sonoros le iban”.

Y agregaba: “Me gusta mucho el trabajo que hizo, porque si bien es sofisticado el trabajo al mirar todos los detalles sonoros, creo que las canciones tienen lo que tienen que tener sin complicarlas al santo botón. Las canciones fluyen de lo que la canción pide. Todo está bien cuidado, pero es un poco dejar fluir hacia lo natural de la canción”

Por último, la cantautora uruguaya manifestaba el trasfondo conceptual y emocional que tiene este álbum y la manera en que los procesos personales a través de los cuales llegó concebir cada una de las canciones se vinculan con expresiones colectivas y problemáticas actuales.

“Pude defender mi idea, primero desde un proceso personal, de aprender a decir que no a un montón de cosas. A aprender a decir que no a mi hijo pequeño que está creciendo, como un límite de amor absoluto”. Y continúa: “El no es la base del lanzamiento para poder ser, para poder ser más libre, más autentica, para poder decir que si de verdad. Muchas veces decimos que si para poder complacer el deseo de otro, que no necesariamente es el nuestro, y está muy bien querer complacer al otro, pero hay que desearlo también. Es la primera palabra de la libertad, hacia una libertad genuina. Sobre todo a las mujeres nos ha pasado a lo largo de la historia, a ser entrenadas en la narración de lo que significa ser mujer, en el concepto de mujer hemos sido adiestradas para ser obedientes, sumisas, primero en los vínculos parentales, primarios, después pasábamos a manos de un marido que decidía por nosotras. Nuestro entrenamiento psíquico viene de ahí. Venimos de unos mandatos en el que nos costó mucho decir que no”.

 

*Nota redactada bajo programa de Práctica Preprofesional