"La ordenanza tiene grandes falencias"
  • Compartir

12/08/2022

Lo dijo Fernanda Gigliani, concejala del FdT, en relación a la normativa antilavado de activos aprobada ayer en el Concejo 

Autor:
Valentina Alvarado

El pasado jueves el Concejo Municipal aprobó la ordenanza para combatir el lavado de activos de origen ilícito.

La normativa, surgida de una propuesta unificada en la que trabajaron concejales de diferentes bloques, consta de un sistema de control económico-financiero para la prevención del blanqueo de dinero. Dicho sistema estará conformado por un mecanismo de información, con protocolo de actuación para operaciones sospechosas, y la creación de una agencia contra estas maniobras, con colaboración judicial.

Si bien, la ordenanza se aprobó por unanimidad en general, contó con el apoyo crítico del Frente de Todos, por lo cual algunos artículos fueron aprobados por mayoría reglamentaria. 

"Lamento profundamente que los concejales digan que por primera vez Rosario va a tener una ordenanza anti lavados. Eso es desconocer la historia de nuestra ciudad y del propio Concejo Municipal", manifestó Fernanda Gigliani, concejala del Frente de Todos, en diálogo con La Marca de la Almohada

Y agregó: "Rosario ya tenía una ordenanza, aprobada durante la gestión de Mónica Fein, que debía implementarse dentro de los 120 días, pero nunca sucedió. Pablo Javkin, después de dos años de mandato, volvió a presentar un proyecto, que es el que se aprobó ayer. Desde el 2016 que venimos planteando una reforma a esta actual ordenanza porque claramente quedó desactualizada y tenía algunas falencias, había algunos rubros que para nosotros necesariamente tenían que estar incorporados".  

En relación a la nueva ordenanza, la edila explicó: "Lo que se votó el día de ayer es el nombre de una agencia, estamos hablando de una oficina que está compuesta por sólo 1 persona, la cual va a ser designada por el intendente. Ni siquiera se define el perfil de quien estará a cargo de esta agencia". 

Y aseveró: "No podemos depender de una persona. En la ciudad tenemos una historia donde el concejo siempre tuvo una participación muy activa en la denuncia de situaciones irregulares, como el caso de Esperanto". 

En esa línea, Gigliani afirmó: "Todos coincidimos que es necesario cortar el circuito del dinero que proviene de actividades delictivas para bajar los niveles de violencia, pero hagámoslo bien, sino generamos una expectativa en la población de que a partir de hoy Rosario va a tener una herramienta fantástica para el lavado de activos y esto dudo que sea así".

Y concluyó: "Si las políticas dependen de las personas, donde acá nadie controla quien controla, otra de las grandes falencias que tiene la ordenanza, creo que tiende a ir hacia el camino del fracaso".

 

*Nota redactada bajo programa de Práctica Preprofesional