El Museo de la Memoria tiene nuevo director
  • Compartir

02/08/2022

Se trata Lucas Massuco, politólogo especializado en políticas públicas, administración pública y desarrollo de proyectos

Museo de la Memoria, Córdoba esquina Moreno
Autor:
Redacción web

El Museo de la Memoria tiene nuevo director. Se trata de Lucas Massuco quien estará a cargo de la dirección del Museo luego de la instancia evaluatoria que el jurado del Concurso de Antecedentes y Oposición convocado por la Secretaría de Cultura y Educación municipal llevó a cabo para designar la nueva dirección para los próximos cuatro años.

Lucas Massuco es politólogo especializado en políticas públicas, administración pública y desarrollo de proyectos. Hasta principios de julio de 2022 fue coordinador institucional del Museo de la Memoria y es coordinador del área de DDHH en la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario. El nuevo director estuvo en el estudio de Radio UNR conversando con la La Marca de la Almohada sobre su designación al frente del Museo.

“Nos toca enfrentar muchísimos dilemas de lo que se nos viene a futuro, más allá de las elecciones presidenciales del próximo año, cuestiones macro y micro del territorio, de la diaria que nos llena de dilemas y preguntas que tenemos que abordar, respecto de los nuevos públicos, del público latente del museo, cómo construimos esos nuevos públicos , cómo consolidamos al público que ya tenemos, a nuestra comunidad más cercana que son los organismos de derechos humanos a quienes les debemos nuestra existencia prácticamente, fuimos fundados por los organismos de derechos humanos, en el Concejo Municipal y con la gestión de la Secretaría, tenemos que generar nuevos lazos, esos nuevos puentes entre el pasado y el presente”, expresaba el nuevo director del museo sobre los desafíos de la gestión.

A raíz de la pregunta por los discursos que reivindican y o niegan la hechos de la última dicatadura cívico-militar, Macusso indicó que “es uno de esos desafíos y dilemas que tenemos para adelante, porque incluso ya no es negacionismo lo que tenemos que enfrenta, sino reivindicación. “Es un paso más, tenemos que enfrentar ese tipo de discursos que son relativistas, reivindicadores o negacioncitas del genocidio de la última dictadura cívico-militar. Tenemos que pensar seriamente como enfrentamos ese tipo de desafíos que, desde nuestro lugar de trabajo creemos que es enfrentando las preguntas incómodas, respondiéndolas, planteando nuevas preguntas, creando todo el tiempo argumentaciones, abrirnos a la ciudadanía, abriéndonos a la población”, y habló de que el camino no es contestando, sino “generando discusiones propias, no seguir la agenda del otro”.

“Hay algunos planteos que en ultimo tiempo resurgieron, sobre todo tomando el caso europeo de legislar contra el negacionismo, legislar contra este tipo de discursos de odio, y el caso europeo te enseña que en realidad eso termina alimentando ese tipo de discusiones y ese tipo de planteos, porque también los terminas victimizando. En este sentido aclaró: “Tenemos que tener un equilibrio entre salir a contestar, salir a repudiar, salir a marcar los discursos negacioncitas y terminar dándole entidad

El nuevo director del museo y además coordinador del área de Derechos Humanos en la Facultad de Ciencia Política, contó cuales serían algunos de los puntos importantes para el proyecto de gestión, entre los cuales se mencionó un espacio adaptado para las infancias dentro del museo, “una muestra permanente para que no se encuentren con un museo adultocentrico”. Se habló de “recuperar el espacio público” y sobre las políticas de los sitios de memoria, los cuales para el entrevistado “son espacios, son políticas que si no se agotan en la marcación, tienen capacidad y un potencial tremendo para lograr comunicación, para lograr transmisión intergeneracional”. Otro de los espacios que remarcó fue el Servicio de Orientación Jurídica del Museo, el cual calificó como “uno de los grandes orgullos del museo”, ya que a través de esa oficina el Museo forma parte de los juicios de Lesa Humanidad y es una de las querellas que participa en los mismos.

“Vamos a tener un rol más activo en el seguimiento de esos juicios, alentar a la participación de la población. Vamos a encarar los nuevos juicios con una tarea pedagógica, hacer una pedagogía desde lo más micro, para difundir la importancia de estos procesos, como un pilar de la democracia