Comenzó el cultivo experimental de cannabis medicinal
  • Compartir

12/07/2022

Se plantaron 200 ejemplares para investigación en Monte Vera

Crédito de foto: Sin Mordaza.
Autor:
Redacción web

A finales de mayo el Gobierno Nacional promulgó una ley que genera el marco regulatorio para la industria del cannabis medicinal y la semana pasada se conoció que legalizó la compra de semillas de cannabis en la Argentina para fines tanto medicinales como de investigación. En este marco habló en Apuntes y Resumen el médico y Coordinador de Dispositivos Territoriales del Ministerio de Salud de Santa Fe, Sebastián Torres.

“Monte Vera es una localidad muy cerca de Santa Fe. Este desarrollo se encuentra en un predio que se articula con el INTA, con el Ministerio de Producción, con el Ministerio de Salud y también el de Ciencia y Tecnología, donde inicialmente se ha comenzado con un cultivo de 200 plantas de cannabis de la especie ‘sativa’ y tiene diferentes etapas. Es un Centro Experimental de Investigación donde se va trabajando el cultivo de la planta y también el procesamiento y obtención de los distintos componentes que después nos permitirían fabricar el aceite de cannabis”, explicó el profesional sobre el proyecto que comenzó a realizarse en la provincia.

Acerca de la experiencia compartida durante las primeras plantaciones de cannabis, aseguró: “Fue un día histórico. Es un Centro que no solo representa innovación sino también soberanía de ciencia y tecnología, en la producción de medicamentos. Es un orgullo que en Santa Fe estemos avanzando en un tema tan importante”. En ese sentido, acotó: “Hace un par de semanas, junto con el Ministerio de Seguridad, realizamos una actividad en la Facultad de Medicina de Rosario (UNR), donde estuvimos capacitando a fuerzas policiales de toda la provincia por lo que tiene que ver con el marco legal y la regulación del cannabis y sus derivados. Hay mucho camino por recorrer, siempre con el objetivo de garantizar el acceso a toda la población y mejorar la calidad de vida”.

Para finalizar, reconoció la relevancia que este proyecto podría tener para la ciudadanía y el rol principal que juega el Estado: “Este tema tiene décadas y décadas de debate, y hoy todo parte de una decisión política. Cuando hay decisión política y un Estado presente, se puede avanzar. Como médico oncólogo, conozco el sufrimiento de cerca de padres y madres que tienen hijos con una patología como la epilepsia refractaria. Este producto farmacéutico es un antes y un después en la vida de esa familia. La producción es estatal porque buscamos garantizar la trazabilidad, que cualquier ciudadano pueda acceder a un producto de buena calidad”.