Desarrollan un "cuero" ecológico a base de hongos y desechos de la agroindustria
  • Compartir

06/07/2022

Lo llevan a cabo un grupo de investigadoras del CONICET y la UNR

Autor:
Redacción web

El equipo de investigadoras oriundas de la ciudad de Rosario, llevaron a cabo el desarrollo de un novedoso cuero “ecológico” confeccionado a base de hongos. El resultado obtenido es un material biodegradable, algo completamente novesodo y que podría aplicarse para la confección de ropa, accesorios y calzado. La obtención de este nuevo material se logra a partir de la reutilización de desechos de la industria agroalimentaria, que produce al hongo Ganorderma lucidum. 

El equipo de investigación pertenece al Instituto de Procesos Biotecnológicos y Químicos de Rosario, dependiente del Conicet-UNR y está integrado por Diana Romanini, María Rocío Meini, Laureana Guerra, Camila Ponce De Leon, Natasha Melnichuk, Dana Piazza y Adriana Clementz, quienes llevan mucho tiempo investigando las propiedades y beneficios del mundo fungi.

En diálogo con La Marca de la Almohada, María Rocío Meini, biotecnóloga e integrante del equipo de investigación, introdujo detalles sobre la innvención desarrollada respecto a la producción del 'cuero' ecológico. "Todas nuestras líneas de investigación están ligadas a agregar más valor a distintos puntos de la actividad de la industria agroalimenticia. Todas las integrantes de este proyecto veníamos trabajando en el cultivo de hongos, en el aprovechamiento de residuos y en un punto surgió combinar esos proyectos para hacer crecer un hongo sobre los desechos y poder producir este material".

Además Meini sostuvo que su experimentación se ejecutó sobre otras bases de investigación de diversos grupos y empresas del exterior. "En diferentes partes del mundo se venía trabajando en ideas similares y como nosotras ya experimentábamos con hongos y desechos, decidimos probar con la obtención de este material", destacó.

El gran valor de lo obtenido se fundamenta también en el corto tiempo que el equipo de trabajo logró desarrollarlo. Bastó un año y medio para que las investigadoras logren obtener el nuevo material biodegradable. "Nosotras hasta ahora obtuvimos piezas pequeñas y estamos experimentando para poder llegar a fabricar piezas más grandes. Por ahora permite producir accesorios", agregó Meini.

En ese sentido aclaró: "El desarrollo está en fase de laboratorio, le faltan muchas pruebas pero el objetivo es lograr un material que tenga características similares al cuero, su textura, su olor, su vínculo con el agua. Además es una alternativa ecológica frente al ecocuero que no deja de ser plástico. La idea es que sea biodegradable".

Sobre los materiales utilizados, Meini comentó que trabajan con orujo de uva, uno de los residuos que algunas bodegas desechan en la producción de vinos. Del descarte de una industria este grupo de científicas se permite "revalorizarlo".

En tanto Meini aclaró: "Para ser rigurosos no lo podemos llamar cuero, lo llamamos bíomaterial. A corto plazo queremos lograr productos pequeños a modo de muestrario y seguimos trabajando para mejorar las condiciones y escalarlo".