Antártida: producen verduras a través de cultivos hidropónicos
  • Compartir

07/06/2022

El investigador Jorge Birgi contó qué es el Módulo Antártico de Producción Hidropónica y qué se busca con este proyecto

El investigador Jorge Birgi junto al suboficial auxiliar Cesar Araujo Prado.
Autor:
Redacción web

El Módulo Antártico de Producción Hidropónica (MAPHI) instalado en la Base Antártica Conjunta Marambio comenzó a producir las primeras plantas de rúcula y lechuga, de las variedades Morada y Grand Rapid. Este logro se enmarca en un proyecto del INTA, del Comando Conjunto Antártico, de la Dirección Nacional del Antártico y de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral.

Al respecto, ABC Universidad conversó con Jorge Birgi, investigador del INTA Santa Cruz, quien se encuentra junto con su colega Boris Díaz en el módulo hidropónico a cargo del desarrollo de las plantas, sobre el intenso trabajo que están realizando allí para producir las primeras germinaciones hortícolas.

“Hay metodologías de producción que se aplican en ocasiones especiales o en condiciones extremas. La producción de verduras de hoja con la técnica hidropónica en Marambio responde a la necesidad de producir en ausencia total del suelo, ya que no podemos utilizar el suelo  del ambiente antártico, para no dañar el ambiente, lógicamente, y tampoco podemos traer suelo del continente porque podríamos traer alguna cosa que podría dañar el ambiente también. Entonces como no podemos usar el suelo, utilizamos soluciones nutritivas que diluimos en agua que básicamente son los mismos nutrientes que la planta obtiene del suelo y producimos un sistema que se llama hidropónico”, contó.

El MAPHI comprende un sistema de cultivo hidropónico sin suelo y puertas adentro de un contenedor marítimo de 6 metros de largo acondicionado con un sistema de aislamiento tricapa y con calefacción a base de energía eléctrica para soportar las bajas temperaturas del continente blanco.

Con respecto a los insumos biológicos, se trabajó con semillas certificadas y tratadas para garantizar su inocuidad, seleccionadas priorizando su resistencia a las bajas temperaturas.

Las especies elegidas responden a la demanda de alimentos de la base, ya que el objetivo principal de la propuesta es mejorar la alimentación del personal civil y militar de las dotaciones que allí operan.