¡Se busca alquiler!
  • Compartir

13/05/2022

Un nuevo informe del Observatorio Económico y Social de la UNR dejó en evidencia el déficit habitacional que generó el nuevo marco normativo

Mercado de alquileres.
Autor:
Redacción web

El último informe del Observatorio Económico Social de la UNR dejó en evidencia que, a grandes rasgos, la nueva normativa impone más riesgos y restricciones a los oferentes y los incita al “blanqueo” de su actividad. Mientras que los mecanismos para agilizar los desalojos por incumplimiento de los inquilinos aún no se encuentran reglamentados.

Sumado a esto, las posibilidades de reclamos o de indexación del valor de los alquileres se vieron frenadas por DNU (decreto de necesidad y urgencia), que surgió como respuesta al contexto global de la pandemia generado por el COVID 19, que como todos sabemos, provocó una enorme caída de la actividad y de los ingresos de forma generalizada.

En este marco, ABC Universidad conversó con Luciano Jara, subdirector en Observatorio, sobre esta problemática habitacional. “El nuevo régimen de alquileres que entro en vigor en junio de 2020 lo que hizo fue imponer más riesgos y restricciones a los oferentes, a los dueños de las viviendas que las alquilan, y al mismo tiempo insidió sobre el blanqueo de esta actividad que muchas veces pasaba a la informalidad. Entonces esto terminó provocando que sacaran muchas unidades del mercado y haciendo aumentar, en parte, el  precio de los alquileres”.

A casi un año de implementación de la nueva ley, puede observarse que muchas de las costumbres del “régimen anterior” aún se mantienen en la práctica. Además, el precio de los alquileres en este mismo período se incrementó a una tasa que casi duplica la tasa de inflación publicada por el INDEC, mientras que en los años anteriores los alquileres mantuvieron una tasa de inflación promedio en torno al 28%.