Una herencia sin papeles y usurpada

27/04/2015

Se encuentra extraviado el expediente del legado de tierras isleñas que realizó Deliot a la Municipalidad de Rosario y que hoy se encuentran ocupadas por ajenos

Altura del Río Paraná, donde se encuentran las islas Charigüé, en Entre Ríos
Autor:
Andrea Ripari

En 1950 más de 2.200 hectáreas ubicadas en la isla Charigüé (Entre Ríos) fueron legadas a la Municipalidad de Rosario por el filántropo Carlos Deliot. A pesar del tiempo transcurrido nunca se realizó el traspaso de titularidad de las tierras, por lo que las escrituras todavía plasman el nombre del donante. Actualmente, esas porciones de tierra están siendo usufructuadas por un empresario ganadero que ha cortado varios cursos de agua para el beneficio de su propio negocio.

Ante esta situación la Municipalidad intenta recuperar esa porción de islas para tomar posesión, aunque el objetivo se complicó porque se extravió el expediente radicado en el Juzgado Civil y Comercial 3, a cargo del juez Hernán Gonzalo Carrillo. Al no encontrarse los papeles que dan cuenta de la donación, habrá que realizar una reconstrucción del testamento.

Desde el programa radial Apuntes y Resumen se entrevistó a Vanesa Pacoti, bióloga integrante de El Paraná no se Toca, organización que dio origen a la investigación del legado a través de las innumerables denuncias formalizadas a raíz de las interrupciones realizadas a los canales fluviales. “Sabemos que en 2009 se empezaron a cortar los arroyos. No sabemos desde cuándo se estaban utilizando”, dijo la profesional. Y resaltó que "este accionar conlleva un perjuicio para todo el ecosistema ya que impide que el agua fluya naturalmente, interrumpe el paso de los peces y las vías de comunicación de los isleños, lo que provoca un gran desequilibrio dentro del humedal".

Es insólito que desaparezca de un juzgado un expediente y sin dudas arroja más sospechas sobre la legalidad del caso. La desaparición de los papeles que manifiestan el legado vuelve más complicado y engorroso el desalojo del empresario que se apropió de las más de 2 mil hectáreas. Y lo que es más indignante es que se desconoce si se hizo o no la denuncia de la evaporación de la documentación.

Pacoti concluyó: “Son terrenos de todos, porque son propiedad de la Municipalidad de Rosario.” Por tal motivo invitó a los interesados a involucrarse y defender el medio ambiente y el patrimonio de todos los ciudadanos. Es nuestra herencia. Es un caso que no merece quedar sin justicia.