A 40 años de la guerra de Malvinas
  • Compartir

02/04/2022

La incensata guerra duró 74 días. En ese lapso 649 compatritotas perdieron su vida en pos de defender la Patria. Tras el conflicto más de 300 excombatientes se suicidaron

Autor:
Redacción web

Este sábado se cumplen 40 años de la guerra de Malvinas. Este conflicto bélico, en el que participaron Argentina y Gran Bretaña se inició el 2 de abril de 1982 y terminó el 14 de junio, 74 días más tarde. 

La guerra se cobró la vida de 649 soldados argentinos en el campo de batalla. Del total, 323 eran tripulantes del crucero argentino ARA General Belgrano, hundido por el submarino nuclear británico HSM Conqueror. A ellos hay que agregar que más de 300 excombatientes se suicidaron en estas cuatro décadas. Este número consta de estimaciones al no haber un relevamiento formal del Estado.

“Si quieren venir, que vengan. Les presentaremos batalla”, fue la frase vociferada por el presidente de facto Leopoldo Fortunato Galtieri, frente a una Plaza de Mayo colmada que acompañó la proclama bélica. 

Más de 10 mil soldados argentinos participaron en la guerra, entre el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Al ser obligatorio el servicio militar, la mayoría de los enviados a combatir fueron jóvenes conscriptos de 18 0 19 años. Tenían una escasa preparación de combate y no contaban con una adecuada ropa para soportar las bajas temperaturas.

En las islas perdieron su vida en combate los soldados de la región Rosario Alberto Marcelino Aguirre; Sergio Raúl Desza; Daniel Osvaldo Esturel; Juan Luis Domingo Gregory; Saverio José Maragliano; Aldo Oscar Patrone; Héctor Miguel Rolla y Alfredo Jorge Vásquez.

Las tres Fuerzas argentinas (Ejército, Fuerza Aérea y Armada) perdieron en total 100 aeronaves. El submarino Santa Fe y el crucero ARA General Belgrano, fueron hundidos.

La rendición argentina se produjo el 14 de junio de 1982. Esa jornada incluyó una convocatoria del gobierno dictatorial a Plaza de Mayo, que terminó siendo un acto de protesta reprimido. “Los chicos murieron, sus jefes los vendieron”, fueron algunos de los cánticos de los asistentes a la misma plaza que vitoreó la proclamación de guerra.