Signorini contó detalles de su relación con Maradona
  • Compartir

26/11/2021

El expreparador físico de Maradona y la Selección charló con los chicos de Falso Vivo de su reciente libro y el vínculo que lo unió con Diego por años

Autor:
Redacción web

El profesor Fernando Signorini fue preparador físico personal y amigo de Maradona. Lo acompañó durante más de diez años a lo largo de su carrera y llegó a integrar el cuerpo técnico de la Selección en el Mundial de Sudáfrica, en el cual el “10” fuera el entrenador argentino. "Maestro total, un genio. No solo me enseñó a prepararme sino también a cómo preparar la cabeza", reconoció alguna vez Diego.

Signorini recientemente publicó "Diego desde adentro. Cómo el mejor futbolista del mundo se convirtió en el mejor de la historia", en compañía de Luciano Wernicke y Fernando Molina. Allí muestra una otra faceta de Maradona, fuera de las canchas. En diálogo con “Falso Vivo” contó algunos detalles del libro y de su relación con el mejor de todos los tiempos. “Con Diego tuvimos una relación de confianza plena, honestidad y obviamente de afecto. Fue muy cercana sin dudas”, aseguró.

“El libro surgió tras una charla en el aeropuerto de Lima con Fernando, que fuera el asesor de prensa en la etapa previa y el Mundial 2010. Me preguntó sobre distintas anécdotas y me dijo que no podía quedarme con todo eso, que le encantaría a la gente y sobre todo a los maradonianos. Me presentó a Luciano, que es escritor profesional, le conté las historias que valen la pena publicar, no frivolidades y así apareció el libro que por lo que me dicen tuvo muy buena aceptación”, explicó.

En el libro Signorini expresa: “Diego era un chico maravilloso, que tenía inseguridades. Maradona es el personaje que tuvo que inventar para estar a la altura de las exigencias del negocio del fútbol y los medios de comunicación, que no se puede permitir ninguna debilidad. Con Diego iría al fin del mundo pero con Maradona no daría ni un solo paso. Alguna vez Maradona me respondió: ‘Pero si no fuera por Maradona todavía estaría en Villa Fiorito’”. Sobre eso dijo: “Se supone que todos somos uno pero somos un montón. Todos tenemos una metamorfosis pero en el caso de Diego era obvio que tuviera mayor trascendencia porque tenía mayor exposición mediática”.

En otro tramo de la charla recuerdan el inicio de la relación entre ambos. “Como todo en mi vida fue producto de la casualidad. No había planificado ser preparador personal. Eso lo ideó Diego tras la lesión de septiembre de 1983. Estuve en el momento justo en el lugar adecuado”, valoró. A partir de allí llegó a ser prácticamente un integrante más de su familia. “Compartía con él la mayor parte del día. Desde la mañana, generalmente almorzábamos juntos, a veces entrenábamos también a la tarde y a veces cenábamos juntos. Tras su salida del Nápoli estábamos en contacto permanente con Claudia para resolver todas las cuestiones, que demandó casi un año. Respondí a la confianza que me delegaran Diego y su familia”, sostuvo.

El actual preparador físico de las Chivas de Guadalajara implementó con el Maradona jugador nuevos métodos de entrenamiento, que lo llevaron a ser el mejor del mundo. “Estaba imbuido en métodos ligados al atletismo y tras conocer a Maradona noté que todo lo que había aprendido era a través de gente que estaba ligada a la biomecánica y la fisiología, pero poco de fútbol y futbolistas. Nada mejor que aprender de ellos y mi cercanía a Menotti, el Dr. Oliva, Enrique Omar Sívori y Alfredo Di Stéfano me permitió preguntar y escuchar las respuestas”, contó. “Es determinante el estado emocional y el conocimiento del mayor número de conceptos de juego que le ayuden al futbolista a resolver la mayor cantidad de situaciones a favor de la eficacia. Eso lo aprendí directamente de los principales actores que son los jugadores y los cuerpos técnicos”, indicó.

Por último fue consultado por Sudáfrica 2010, donde integró el cuerpo técnico argentino. “Fue un maravilloso 2010. Fue mi cuarto mundial junto a él pero el primero en el que formé parte del cuerpo técnico de forma directa. No se le puede pedir más a la buena suerte, que la tuve de manera exagerada”, valoró.