"Estamos repitiendo las mismas respuestas y los muertos se siguen acumulando"
  • Compartir

21/10/2021

Eugenia Cozzi, investigadora y docente de la UNR analizó la situación de inseguridad de Rosario y las acciones gubernamentales

Autor:
Redacción web

El asesinato de Joaquín Pérez, arquitecto de 34 años acribillado por delincuentes que lo abordaron para robarle su auto a metros de su casa, en el barrio de Arroyito, volvió a marcar un antes y después en el historial de violencia que sufre la ciudad de Rosario ante la ola de crímenes.

Eugenia Cozzi, investigadora del Conicet y docente de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, dialogó con La Marca de la Almohada en busca de contextualizar el proceso de violencia e inseguridad que atraviesa la ciudad y los modos que desde los diferentes niveles de gobierno se busca combatirla sin éxito.

"El modo de pensar Rosario es historizar y complejizar la mirada de cómo pensamos la violencia en la ciudad, cuestión que venimos estudiando y documentando desde la universidad desde hace mucho tiempo. Historizar porque esto que aparece como olas de violencia, que surgen por aumento de casos o por una conmoción particular, si uno hace un análisis de los últimos años te encontrás con una tasa de homicidios en Rosario muy elevada desde los últimos años, por encima de la media de grandes ciudades del país", explicó Cozzi.

En ese sentido, la docente de la UNR aseguró que el registro de crímenes en la ciudad muestra un alto nivel desde hace casi una década y que ha demostrado altibajos, pero siempre manteniendo una alta cantidad de casos. "En término de cantidad de casos, no hay demasiada novedad, sigue siendo una situación grave desde el pico de 2013-2014, y siempre se llega a las mismas respuestas. Esta cuestión de los nuevos gendarmes desde la llegada en 2013, suele ser la respuesta ante estos picos de violencia, como también volver a plantear la reapertura de comisarias. Seguimos pensando estos temas en términos exclusivamente punitivos, en términos de mayor policía, debemos pensar en sectorizar y pensar a la seguridad como un derecho que debe estar garantizado por el Estado", determinó.

En tanto agregó: "La seguridad brindada por el Estado no sólo se garantiza con la llegada de mayor cantidad de efectivos de fuerzas federales en la ciudad".

Las múltiples recetas de saturación policial, llegada de efectivos policiales, operativos, y demás no ha logrado disminuir en ningún sentido la cantidad de crímenes registrados en Rosario.  "La investigación y la sanción de hechos graves como los homicidios es una cuestión importante. Cuando uno hace un abordaje de la violencia en la ciudad tiene que pensar en las distintas entradas que tiene el Estado, que involucra los diversos niveles de este, con sus responsabilidades propias. Desde el municipio con sus políticas locales, la provincia con su responsabilidad y el Poder Judicial", comentó Cozzi. 

Además aseveró: "Construimos una explicación de los homicidios en Rosario como si fueran sólo una disputa territorial por la venta de drogas y en realidad es mucho más complejo pensar las dinámicas de los homicidios en la ciudad, más aún con aquellos que conmueven que se dan en ocasión de robo, que no son significativos ante la dinámica crímenes de la ciudad por la diferencia en la cantidad de casos".

Por último la docente de la UNR explicó: "Si seguimos pensando la violencia en esos términos vamos a continuar pensando en que la solución son intervenciones que en realidad siguen reproduciendo las condiciones de posibilidad de esas violencias. Además debemos pensar el rol de la policía en la configuración de dichas dinámicas. Si no existe una discusión seria sobre política de drogas, en poder relevar el circuito de armas y municiones, si aparecen esta desprotección de no investigación de casos, vamos a estar en problemas"

Y concluyó: "Me preocupa que estamos repitiendo las mismas explicaciones y respuestas y los muertos se siguen acumulando. Quienes sufren esta violencia letal y ponen los muertos son siempre los mismos, y es sumamente preocupante".