La industria de videojuegos no para de crecer
  • Compartir

05/10/2021

La producción argentina del videojuego facturó el año pasado casi 87 millones de dólares, un 20% más que en 2019, y emplea cada vez más gente

La industria de los videojuegos mantiene un crecimiento sostenido.
Autor:
Redacción web

Desarrollar videojuegos es cosa seria, y así lo muestran las cifras presentadas por el informe 2021 del Observatorio de la Industria Argentina de Desarrollo de Videojuegos de la Universidad Nacional de Rafaela (UNRaf).

A partir de un relevamiento que indaga sobre las actividades de las empresas del sector, sus equipos de trabajo, productos y mercados -y que este año contó con la participación de 84 firmas- pudo estimarse el tamaño de la industria argentina de desarrollo de videojuegos en U$S 86.716.560.

Los datos volcados en el informe permiten concluir que en la actualidad predominan en el sector las microempresas (51%) con pocos años de antigüedad (el 71 % comenzó a operar entre 2015 y 2020). El 66% se financia a través de los aportes del emprendedor, dueño o socio. Sólo en un 9% de los casos fue identificada la figura del publisher como la principal fuente de financiación. El rol del publisher en la industria de los videojuegos puede compararse con el de la editorial o del sello discográfico en otras industrias culturales. Aumentar el acceso a financiamiento a través de publishers es el anhelo de la mayoría de las empresas participantes en el relevamiento.

En diálogo con ABC Universidad, Hernán Revale, director del Observatorio y docente de la UNRaf, destacó la importancia que tiene la generación de datos fiables y sostenidos en el tiempo de la industria de videojuegos en la Argentina. “Nos encontramos con algunos desafíos, como la falta de tipificación de la industria. No existe una definición estandarizada de la actividad en los nomencladores productivos nacionales”.

Las actividades que puede abarcar el desarrollo de un juego son muy amplias, “desde cuestiones de programación y diseño gráfico hasta la generación de sonido, guion y música, y esto dificulta la definición de un universo de estudio claro”, explicó.

“Poder contar con datos cada vez más precisos de la industria de videojuegos será una herramienta para poder dimensionar su tamaño y evolución. También para el diseño de políticas más precisas que acompañen su desarrollo en materia de, por ejemplo, formación de recursos humanos, financiamiento, complementación de capacidades, entre otras cuestiones”, destacó Revale.