¿De qué trata el mapa genético de la Argentina?
  • Compartir

12/08/2021

El investigador a cargo de la iniciativa, Rolando González, explicó el fundamento científico detrás del programa PoblAr

El proyecto PoblAr permitirá trazar un mapa genético de la población argentina.
Autor:
Redacción web

El Programa Nacional de Referencia y Biobanco Genómico de la Población Argentina (PoblAr) es un proyecto interdisciplinario que apunta a armar un mapa genético de la población argentina con el objeto de mejorar las estrategias de prevención, diagnóstico y tratamiento de algunas patologías como cáncer, Alzheimer e infartos cardíacos.

PoblAr fue impulsado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación y cuenta con el apoyo del Conicet, universidades públicas, centros de investigación y otros organismos.

La iniciativa se propone el diseño, puesta en marcha y consolidación de un muestreo de bioespecímenes y datos asociados de la población argentina, con el fin de contribuir a la creación de un biobanco de datos básicos abiertos que facilite cualquier investigación genómica biomédica y poblacional prioritaria para el país.

En diálogo con ABC Universidad, el investigador del Conicet y director del Centro Nacional Patagónico, a cargo de la iniciativa, Rolando González José explicó el fundamento científico detrás del programa, para lo cual hay que remontarse al origen mismo de nuestra especie. “La diversificación de nuestro linaje tiene raíces mucho más profundas y complejas de lo que pensábamos hasta hace poco. Los eventos de hibridación y el mestizaje están en el nacimiento mismo de nuestra especie”.

Desde el punto de vista médico, los hallazgos genéticos tendrán impacto en el desarrollo de lo que se conoce como medicina de precisión, ya que las decisiones de salud pública pueden mejorar al conocer las características genéticas de la población.

Además, el investigador aseguró que la Argentina apuesta a sumarse a un club de pocos países que cuentan con su propio biobanco: el Reino Unido, Estados Unidos, Islandia y Grecia son ejemplos de algunos de esas naciones que intentan trazar el mapa genómico de su población.