El Conicet participa en el proceso de validación de vacunas
  • Compartir

27/07/2021

Un equipo de investigadores está trabajando en el proceso de validación de 5 vacunas nacionales y 1 brasilera contra SAR-CoV-2

Foto, gentileza: UNL.
Autor:
Redacción web

Desde el inicio de la pandemia, el Centro de Medicina Comparada (CMC), que funciona en el Instituto de Ciencias Veterinarias del Litoral (CONICET-UNL), se involucró en el proceso de validación de cinco vacunas nacionales y una brasilera contra SAR-CoV-2. El CMC es una plataforma orientada a desarrollar soluciones tecnológicas en el campo de la salud mediante la realización de estudios preclínicos de alta complejidad, la provisión de animales de laboratorio y la aplicación de modelos experimentales.

“En el Centro de Medicina Comparada lo que hacemos, básicamente, es realizar los estudios preclínicos regulatorios de diferentes medicamentos. Es el único centro del país, por las habilitaciones de agencias regulatorias y certificaciones de calidad que tiene, que puede evaluar fármacos de uso humanos y que esos resultados sean reconocidos en el exterior. Llevamos ejecutados más de 2.000 protocolos desde que se inscribió el Centro en 1997, y entre ellos este año nos tocó trabajar con varios proyectos de candidatos vacunales y la vacuna Sputnik V, producida en el país”, detalla Hugo Ortega, Director del Instituto de Ciencias Veterinarias del Litoral y del CMC”.

Los candidatos vacunales, es decir una vacuna aún no ha sido aprobada, que se encuentran en proceso de evaluación y que han realizado o iniciarán en breve pruebas preclínicas en el CMC, son: “ARVAC Cecilia Grierson” -de la Universidad Nacional de San Martín y el CONICET-; la vacuna desarrollada por el Instituto Leloir, el CONICET y la empresa Vaxinz; y la “UFRJ-Vac.” de la Universidad Federal de Rio de Janeiro. Además, se está asesorando a otros grupos nacionales que poseen candidatos en estudio.

Respeto a la vacuna Sputnik-Vida, el CMC se encargó de realizar parte de las pruebas de validación para la producción local. “Las pruebas a la Sputnik-Vida consisten en una serie de ensayos, pedidos por Laboratorios Richmond-, para poner a punto los nuevos lotes de la vacuna. Las pruebas se hacen siguiendo unas guías que vinieron de los laboratorios del Centro Gamaleya, son ensayos para verificar que los procesos de fabricación que se están usando en nuestro país, sean similares o el producto sea similar, al producido en Rusia”, subrayó Ortega.

Los ensayos preclínicos son imprescindibles para garantizar la seguridad de los nuevos medicamentos y por ello pasan por estrictas evaluaciones. En el caso de la COVID-19, todos los candidatos vacunales deben cumplir esta etapa regulatoria. Finalmente, el director del CMC sostuvo: “lo que nosotros hacemos son estudios preclínicos, previos a la realización de los ensayos clínicos, son las pruebas que las agencias regulatorias le requieren a los laboratorios para autorizar los ensayos en pacientes”.