Producen combustible derivado de residuos
  • Compartir

23/12/2015

Un proyecto entre la Universidad Nacional de General Sarmiento y la empresa ARX Arcillex SA cambiará el rumbo de los basurales con el desarrollo de tecnologías de valorización energética 

El proyecto contempla el reciclaje de materiales en manos de recuperadores urbanos (cartoneros).
Autor:
Redacción web

En el marco de la convocatoria “Fondo de Innovación Tecnológica Regional (FITR) - Ambiente y Desarrollo Sustentable, 2013” que administra el Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC) del ministerio de Ciencia de la Nación, fue seleccionado el proyecto presentado por el Instituto del Conurbano (ICO) de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) y por ARX Arcillex SA para la producción de combustible derivado de residuos (CDR) y reciclado de materiales diversos (RMD). El combustible será elaborado a partir de la fracción segregada, triturada y deshidratada de los residuos industriales no especiales y de los residuos domésticos provenientes de los planes de recolección diferenciada de los municipios.


Entre sus principales objetivos, el proyecto plantea la disminución de los volúmenes de residuos dispuestos en los rellenos sanitarios, el desarrollo de una planta piloto para la producción de 150 toneladas por día de CDR y la posibilidad de optimizar la transformación de desechos en combustibles alternativos útiles para su empleo en procesos productivos industriales de fabricación de arcilla expandida.


De acuerdo al Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS) de la provincia de Buenos Aires, los residuos industriales no especiales son aquellos objetos y sustancias desechados por las industrias que pueden ser recuperados. El año pasado, Arcillex, que se desempeña como operador autorizado de esos residuos en la provincia, contactó a investigadores de la Universidad con el objeto de concretar proyectos para reducir el volumen de residuos que va hacia los vertederos y producir un combustible que reemplace a los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) en los procesos de industrialización del cemento y la cal.

Nuevas formas de energía

El proyecto para producir CDR a partir de residuos industriales y comerciales es la primera experiencia argentina a gran escala. El proyecto se plantea el desafío de adecuar una tecnología internacional a las características y necesidades de los actores locales (industria, comercios, recuperadores, empresas de logística de residuos, etc.). Protomastro destaca el interés del reto de innovar, investigar y ejecutar proyectos con recursos nacionales y “materia gris argentina”. “Las plantas que usen CDR deberán adecuarse al nuevo combustible. Hay que estudiar el poder calorífico de los residuos generados en el Área Metropolitana de Buenos Aires y adaptar los procesos al tipo de residuo, humedad y clima”. Para el referente de Arcillex, el sector industrial debe lograr una gestión más seria, eficiente y responsable para recuperar materiales dentro de sus plantas de producción, y los centros comerciales maximizar la tasa interna de reciclaje a partir del trabajo de recicladores o recuperadores.

Lo público y lo privado

“La relación entre las empresas y las universidades nunca fue fácil en nuestro país porque históricamente existió una desconfianza recíproca muy grande, y ambas partes miraban con recelo y pesimismo las posibilidades de cooperación”, señaló el vicerrector Pablo Bonaldi, quien calificó como “perjudicial” este recelo recíproco. El funcionario explicó que el vínculo entre la universidad pública y el sector privado aporta una amplia gama de posibilidades y oportunidades, desde la articulación del conocimiento producido en casas de estudio nacionales con el sector productivo hasta la actualización de los planes de estudio y las agendas de investigación. En este caso en particular, agregó, la colaboración con Arcillex permitirá que estudiantes y graduados de la Universidad realicen pasantías formativas en la empresa o experiencias profesionales ligadas a las distintas actividades a las que dará lugar el desarrollo del proyecto.

 

Fuente: Argentina Investiga