Un reconocimiento por proteger la naturaleza
  • Compartir

28/05/2021

El biólogo Ignacio Roesler, uno de los ganadores de los Premios Whitley, habló de su trabajo de conservación del macá tobiano, una especie endémica del país

Roeslers en su trabajo como biólogo en la provincia de Santa Cruz.
Autor:
Redacción web

Según se informó en la página del Conicet, durante mayo Ignacio “Kini” Roesler, investigador del Consejo fue galardonado con el Premio Whitley de conservación natural, conocido como el Óscar Verde, por su el Proyecto Macá Tobiano que lidera junto a otros científicos. El premio permitirá no sólo financiar al menos un año más de proyecto de conservación, sino también darle visibilidad nacional e internacional, y conseguir recursos, apoyos y posibilidades de colaboraciones con otros grupos de trabajo.

Roesler, que integra la ONG Aves Argentinas, fue seleccionado por su trabajo con el Programa Patagonia para la conservación del macá tobiano, un ave endémica de la Patagonia austral cuya población se redujo un 80% en los últimos 25 años y podría extinguirse en la próxima década.

Macá tobiano (Podiceps gallardoi).

En diálogo con ABC Universidad, el biólogo explicó que el macá tobiano es un ave acuática relativamente pequeña, no pesa más de medio kilo. Es muy llamativa y carismática. Durante mucho tiempo se creyó que como vivían en las mesetas de altura del oeste de Santa Cruz, un lugar muy inhóspito, no existía la influencia humana en su condición de ave endémica.

Además, contó que entre los principales problemas que enfrenta el macá tobiano, figura la presencia de especies invasoras y exóticas en su zona reproductiva, como el visón americano, la trucha arco iris y la gaviota cocinera.

A esto se suma el cambio climático, que se manifiesta en aumentos en la velocidad del viento y en severas sequías, que reducen su hábitat reproductivo.