Mario Wainfeld y Ana Cacopardo disertaron en Rosario
  • Compartir

05/06/2015

En el marco por la celebración del "Día del periodista y trabajador de prensa”, el Sindicato de Prensa Rosario convocó a los periodistas a charlar bajo el lema “El periodismo y el desafío de ampliar agendas y horizontes”

Los periodistas destacaron el valor de ampliar agendas en torno a sus experiencias.
1/4
Autor:
Nicolás Martínez

Ante una gran convocatoria de asistentes, los cuales ocuparon gran parte del Teatro La Comedia, la jornada propuso invitar a ambos periodistas a desarrollar ideas, conocimientos, experiencias y proponer pautas ante el desafío de ampliar agendas dentro de la comunicación.

En primer término Ana Cacopardo, periodista y directora de cine documental, tomó la palabra para empezar a desentramar la consigna de derribar barreras, correrse de lo lugares comunes y abrir un nuevo horizonte en términos de nuevos conceptos.

La conductora de Historias Debidas, ciclo de entrevistas que se emite por canal Encuentro, optó por encaminar su discurso en base al valor que genera el testimonio, como herramienta periodística y los valores propios de este.

“Destacó el valor del testimonio, tanto su valor político como su interés periodístico, y lo defino como una herramienta iluminadora”, manifestó Cacopardo para darle contexto a su oratoria.

Su compromiso con políticas de Derechos Humanos,y su participación en su última propuesta televisiva, ha generado que el testimonio logre tener en Ana un gran valor periodístico. Bajo ese concepto, la periodista, amplió: “El testimonio revela distintas formas de resistencias, logra desnaturalizar violencias cotidianas y ayuda a conocer otras cosmovisiones”.

Dentro de su relato sobre los testimonios, Ana Cacopardo también ocupó unos minutos de su discurso para destacar los silencios, para lo cual afirmó: “La escucha permite intervenir o hacer silencio en el momento adecuado; a mí me encanta la gestualidad de un personaje frente a una foto y cuánto nos dice el silencio”.

Para cerrar su presentación, la periodista sentenció que dentro de cada testimonio es de suma importancia valorar la voz para ir en busca del reconocimiento, lo cual produce subjetividad y valoración, y en ese orden, identificar qué sentido común interpela, para de ese modo construir agenda.

Por su lado, Mario Wainfeld centró su charla en el objetivo del bienestar de la información, de generar una mejor redistribución de la misma, siendo coherentes con la ideología con la cual el comunicador se identifica.

“Si tenemos ideología, debemos ser coherentes con ella a la hora de publicar”, sentenció el conductor de Gente de a pie, en torno a mostrarse transparentes y convencidos del producto que se está emitiendo.

El apartarse de lo común, de lo que rige el mercado, lo supuesto, fue otro de los puntos que atacó Wainfeld en su discurso. En torno a ello manifestó: “Hay que generar conocimiento, y poder distribuirlo, no ser un mero repetidor de verdades relativas. Atacamos esa mala distribución de información”.

Fiel a su estilo, el columnista de Página 12 renegó acerca de la polarización mediática que se hace presente día a día en los medios del país según su convicción económica o política. El constante bombardeo de informaciones camufladas bajo firmes intereses, fue el disparador para que Wainfeld asevere que es una falacia “que informar es hacérsela fea y desagradable al informado, a quien consume esa información”, y que hay que suministrar datos para que cada uno haga su propia ecuación.

Por otro lado, Wainfeld en torno a la ampliación de agenda, invitó a salirse de lo comprobado, y en ese sentido generar interés por la aparición de nuevas voces. Para ello ejemplificó con casos de su programa radial, en donde las principales voces de la política y vida cotidiana de la agenda de los medios instalados, no son parte de su repertorio.