"El comunicado de Vicentin no conduce a lo que todos queremos"
  • Compartir

14/05/2021

La empresa cerealera negocia con Glencore, Pérez Companc y ACA, para reflotar la compañía y enfrentar el concurso

Autor:
Redacción web

A un año y medio del millonario default, la cerealera Vicentin anunció la aceptación de una propuesta de tres empresas del agro para ingresar a la compañía de forma mayoritaria y poder constituir una nueva firma, y así encauzar el pasivo por 1350 millones de dólares.

Estaría todo encaminado para desprenderse hasta del 90 por ciento del paquete accionario y generar una nueva sociedad. De esta forma quedan afuera las opciones que planteaban una pata estatal para administrar, e incluso la injerencia del Banco Nación, primer acreedor financiero.

“Un grupo mayoritario de accionistas de Vicentin han aceptado una manifestación de interés no vinculante presentada por tres compañías, de extensa trayectoria en la industria, que tienen la vocación de evaluar la posibilidad de adquirir una participación mayoritaria del capital de la Sociedad a través de la modalidad de capitalización”, reza el comunicado de Vicentin.

La principal carta con la que insistía la agroexportadora desde que renovó el directorio prescindiendo de sus accionistas en octubre de 2020 fue el ingreso de un socio nuevo, que aportaría capital y management a la compañía para poder renovar la imagen y generar seriedad institucional a la hora de convencer a los acreedores.

Después de varios sondeos de distintas firmas, principalmente del agro, fueron tres las firmas que convencen a las y los accionistas: la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Molinos Agro S.A. del Grupo Pérez Companc una de las principales procesadoras de poroto de soja, y Viterra Argentina S.A., conocida como Oleaginosa Moreno Hnos. S.A. de la multinacional Glencore, socia de Vicentin en la aceitera Renova. Desde la cerealera resaltaron que ACA es la clave simbólica del proceso al ser el mayor acreedor privado con 4.900 millones de pesos.

“Todas expusieron conjuntamente su interés de manera no vinculante para participar en este proceso de análisis de una potencial transacción”, explica el comunicado de la cerealera. En los próximos meses se definirá el porcentaje de ingreso de cada una y lo que pueda aportar para poder establecer una oferta a los acreedores. 

“Alternativamente, los interesados podrían evaluar la utilización de los activos de la Sociedad bajo la modalidad de fasón, complementada con acuerdos de mediano plazo que otorguen el derecho a ingresar al capital social de la Sociedad”, explicaron desde la firma.

En diálogo con La Marca de la Almohada, Rubén Giustiniani, Diputado provincial e integrante de la Comisión de información y seguimiento por las casusas judiciales de Vicentin se explayó acerca del documento presentado por la empresa cerealera y sostuvo: “Lo que se plantea desde el comunicado de la empresa del interés de otras tres agroexportadoras con intención de compra no conduce hacia lo que todo el mundo quiere, que es resguardar los siete mil puestos de trabajo que están con una gran incertidumbre cada uno de ellos. Además los pequeños y medianos acopiadores que le dieron sus granos a Vicentin y no recibieron ni un solo peso y por otro lado la recuperación de los 300 millones de dólares que le debe al Banco Nación”.

En tanto puso en contexto las cifras de la deuda que sostiene Vicentin. “Para dar cuenta de la magnitud de lo que significó el préstamo del Banco Nación, la entidad presentó una línea de créditos para apoyo a las Pymes de 1800 millones de pesos para todas las Pymes del país. Vicentín hizo desaparecer 300 millones de pesos en dos meses con un balance dibujado”, explicó.

A su vez el diputado provincial comentó: “Estamos en una situación donde en septiembre termina el concurso, donde la empresa debe hacerle una propuesta a los acreedores. Pero la realidad demuestra que el patrimonio que tiene Vicentin tomado como empresa, es un tercio del pasivo de los 1350 millones de dólares”.

Por último, Giustiniani sostuvo que entiende que el comunicado de Vicentin es una jugada más jurídica con intenciones de ensuciar y desviar la causa y en ese dilatamiento de la investigación lograr posponer asumir sus responsabilidades de pago con los diversos acredores.  “Lo conocido ayer sobre esta posible compra, no muestra la realidad, sino que conduce a lo que todos queremos evitar que es la quiebra, el desguace , la pérdida de los puestos de trabajo y la pérdida del patrimonio del Banco Nación", concluyó.