Los bichos de la isla
  • Compartir

05/03/2021

Un equipo de investigación de la UNR analizó la presencia de insectos, arácnidos, ciempiés y otras especies de artrópodos en áreas de las islas afectadas por los incendios y otras que no

Investigadoras colocando las trampas para insectos.
Autor:
Redacción web

La Universidad Nacional de Rosario, a través de la Plataforma de Estudios Ambientales y Sostenibilidad de la UNR, radicada en el Centro de Estudios Interdisciplinarios (CEI), está llevando adelante un estudio interdisciplinario sobre el impacto de los incendios en el ecosistema de los Humedales de las Islas del Paraná, el mismo se realiza con la participación de distintos equipos de investigación de la UNR que analizan diferentes aspectos del ecosistema.

El proyecto “Abundancia y diversidad de artrópodos epigeos de la superficie del suelo en ambientes isleños perturbados por incendios” está siendo desarrollado por los investigadores Ana Paula Carrizo y Guillermo Montero.

Al respecto, ABC Universidad conversó Ana Paula Carrizo, quien brindó detalles sobre la labor que están llevando a cabo en la Isla de los Mástiles, Granadero Baigorria.“Es una isla que pertenece a la Jurisdicción de Santa Fe, y como el proyecto comenzó en época de pandemia, el tema de que sea parte de nuestra jurisdicción nos facilitaba a nosotros el traslado. Era de fácil acceso y muy conveniente para lo que era la investigación. Pero además de todo eso, esta isla sufrió quemas pero no en su totalidad. Entonces eso nos permitió a nosotros tener los dos ambientes para hacer un análisis comparativo a través del tiempo sobre cómo la isla fue avanzando después de la quema. Teníamos un sectores que había sufrido una intensa quema y otro no había tenido quema. Entonces eso nos facilito a la hora del muestreo tener dos panoramas distintos”.

“Nosotros vamos a relevar todos aquellos invertebrados que camina. Lo que hicimos fue marcar dos transectas de unos 300 metros, una en un sauzal que había sido quemado, y la otra que no. Colocamos las trampas para atrapar los bichos y las dejamos una semana capturando. Una vez que terminaron los siete días retiramos todo. Ahora nos queda el trabajo de laboratorio”, explicó.

Aunque el muestreo se prolongará durante siete días consecutivos, en los meses de noviembre, febrero, mayo y agosto, los resultados preliminares del muestreo inicial señalan que se detectaron más insectos en el sitio quemado (84% de la abundancia total), sin embargo la riqueza (número de especies presentes) no difirió entre ambientes y todos los índices de diversidad estudiados ponderan una menor diversidad en los sitios recientemente quemados. “Esta es una problemática social, porque todos sabemos el daño que causaron los incendios. Por eso este es el momento para informar”, cerró.