La vuelta a las clases presenciales
  • Compartir

12/02/2021

El médico e investigador Jorge Kohen marcó los cuidados necesarios para poder volver a las clases. Transitamos un momento de riesgo intermedio en Rosario

Autor:
Redacción web

Después de un año signado por la pandemia, en el que las clases presenciales tuvieron lugar en muy pocos días, los chicos volverán a las aulas este 17 de febrero. Al menos lo harán los alumnos de séptimo grado y de quinto y sexto año de secundaria. El resto retornará el 15 de marzo y bajo la implementación de un sistema bimodal.

El regreso de las clases presenciales ha marcado un fuerte debate en las últimas semanas, no por el hecho del deseo de la vuelta, sino porque implica una serie de cuidados en materia de protocolos. La presencia de los alumnos y los docentes en las aulas, la adecuación de la infraestructura escolar y la forma en que se trasladan a los centros educativos son algunos de los puntos a considerar.

El médico docente e investigador de la UNR y vicepresidente del Observatorio de Salud de los Trabajadores, Jorge Kohen, explicó en diálogo con Apuntes y Resumen: “Hay unanimidad en todo el país respecto a la vuelta a la presencialidad en las escuelas. El deseo está y nadie lo discute como necesidad. Pero la derecha, los neoliberales que destruyeron la educación y que beneficiaron a los grupos concentrados vinculados a privados y fundaciones, son los que instalaron el debate de manera falsa”. “Plantearon que el gobierno del Frente de Todos y que los gremios docentes, un conjunto de profesionales e investigadores que venimos siguiendo la evolución no queremos la presencialidad. Es un falso debate”.

En un documento firmado marcaron condiciones para una vuelta segura a las aulas. “Se debe tener en cuenta la cuestión sanitaria, pedagógica e ideológica política, que es bastante compleja. Los indicadores a tener en cuenta para las clases contemplan tres variables: el índice de circulación viral promedio durante 14 días, que en Rosario estamos en el límite de 200 casos diarios promedio; el número de RT, que es de 0,80; y el número de camas ocupadas, que es menos de 60 por ciento en Rosario”, argumentó. “Desde el punto de vista epidemiológico y el semáforo se marcaría que estamos en una zona de riesgo intermedio. Hay un hecho sumamente preocupante en los primeros días y es que han fallecido 314 personas, con una tasa de letalidad y mortalidad en aumento”, advirtió.

En cuanto a la vacunación para los docentes, Kohen señaló que “oficialmente se está trabajando bien en ese sentido ya que ni bien lleguen las vacunas en una semana se suministraría al total de los docentes”. “El nivel de inversión en las escuelas es muy importante, con 446 millones de pesos para Rosario y un total de más de 700 para la provincia”. Asimismo destacó el acuerdo de gremios como Sadop y Amsafé con los ministerios de Educación y Salud para la “constitución de los comité mixtos de salud y seguridad para las escuelas, que permitiría monitorear el cumplimiento de los protocolos y que el semáforo pase de amarillo a verde”

Kohen aseguró que se necesitan dos cuestiones para ganarle al coronavirus. “Tenemos que tener al 60 por ciento o más de la población vacunada, un objetivo que se podría alcanzar a mitad de año teniendo en cuenta los anuncios de vacunas que ya han llegado y promoviendo una gesta vacunatoria y no una administración burocrática”, dijo y agregó: “Se necesita también aplastar la curva y para eso se necesita reducir un 15 por ciento más la circulación de personas de lo que están circulando hoy. Pero nosotros vamos a hacer lo contrario, circulará un 30 por ciento más de la población que son los docentes, los no docentes y los alumnos”.

Por otra parte destacó el lanzamiento realizado por la Universidad de Hurlingham y el CONICET de un aparato que mide el nivel de concentración de dióxido de carbono en las aulas y que se entregarán a las docentes en las aulas. “También es necesario cambiar los barbijos por otros de tela triple, que impida el ingreso de los aerosoles, que es donde mayor cantidad de virus se pueden llegar a transmitir”, planteó. En ese sentido remarcó: “Es necesario duplicar los espacios donde se dicten las clases y la cantidad de docentes que vamos a necesitar. También es fundamental que salga el proyecto de Ley de Conectividad que presentó la provincia y que permitiría llegar a lugares donde no se ha llegado y se pueda garantizar el aprendizaje no presencial”.