Caso Bocacha: prisión preventiva para dos policías y dos custodios
  • Compartir

09/02/2021

Según la teoría fiscal Saldutti los agresores lo determinaron a tirarse al río y tardaron media hora en avisar a Prefectura y el 911

El cuerpo de Orellano fue encontrado en el Paraná luego de una intensa búsqueda.
Autor:
Redacción web

Este lunes dos patovicas y dos empleados policiales que hacían adicionales en el boliche Ming River House el 24 de febrero del 2020 fueron imputados por el homicidio simple con dolo eventual de Carlos “Bocacha” Orellano, el joven de 23 años cuyo cuerpo fue encontrado en las aguas del Río Paraná a la salida del boliche, el 26 de febrero.

El Fiscal Dr. Patricio Saldutti de la Unidad de Homicidios Dolosos imputó a Karina Gómez de 41 años y Gabriel Nicolossi de 38 años por los delitos de Incumplimiento de los deberes de funcionario público, falsedad ideológica de instrumento público agravada y Homicidio simple con dolo eventual en carácter de coautores, en grado consumado y en concurso real; y a Fabián Maidana de 53 años y Emiliano López de 30 años por el delito de Homicidio simple con dolo eventual en carácter de coautores.

Durante la audiencia el funcionario desarrolló una larga lista de evidencias que condujeron a esta nueva etapa de la investigación que continuará con los cuatro imputados detenidos con prisión preventiva por el plazo de ley.

Según la teoría de Saldutti, al joven lo echaron del boliche, entre las 4.30 y las 5. Luego todos los imputados ejercieron violencia física contra el joven dentro del complejo La Fluvial, en cercanías al muelle 3. Lo rodearon contra la baranda del río Paraná y lo golpearon brutalmente, provocando que el joven saltara las barandas de protección del muelle y cayera a las aguas del río Paraná, circunstancias que determinaron su fallecimiento.

Tiempo después, la agente imputada dio aviso al 911 y a Prefectura, aunque omitiendo informar la verdad. Luego, todos los imputados se retiraron del lugar, sin brindar colaboración con las tareas de rescate de la víctima.

Al respecto, La Marca de la Almohada conversó con el padre de “Bocacha”, Edgardo Orellano, quien relató el mal momento que pasó el junto a su familia mientras se llevaba a cabo la audiencia imputativa.

“Fue duro, porque fueron varias horas de escuchar cómo mataban a tu hijo. La verdad que no fue nada lindo. Y más feo es cuando los abogados defensores querían destruir las pruebas. En un momento se decía que Carlos estaba muy borracho y por eso accidentalmente se cayó al río. Y en un momento dijimos pero la alcoholemia le dio 0,2 en sangre. Y nos dijeron que eso no sirve porque estuvo en el agua y se le fue el alcohol. Bueno, escuchamos muchas cosas ridículas como esas; contradecir los estudios de la Suprema Corte de Justicia, contradecir lo que dice la doctora Créimer, que es reconocida internacionalmente como médica forense. Todo eso es aberrante”, refirió.

Además, contó un detalle que causa mucha indignación: “Mientras se estaba llevando todo el proceso de imputación, la policía Karina Gómez y Nicolossi les sacaban la lengua a mi señora y mi hija que estaban sentadas atrás. Se escondían atrás de los policías que los estaban cuidando a ellos, se bajaban el barbijo, sacaban la lengua e insultaban a mi familia”.