Las carencias en los barrios populares
  • Compartir

05/02/2021

La situación económica no es el único condicionante. Vecinos sufren la falta de agua potable, pavimento, urbanización y otros servicios esenciales

Autor:
Redacción web

La situación en muchos barrios populares de Rosario es acuciante. Además de la complicada situación económica se suman otros factores, como la carencia de servicios. La labor de asociaciones civiles, con merenderos o comedores es fundamental.

Milena Medina, integrante de La Poderosa en barrio Los Pumitas, contó en Apuntes y Resumen: “Siguen siendo esenciales los merenderos. Los vecinos no podemos decir qué comer o qué productos consumir porque entendemos que la situación económica está bastante difícil”. “Los comedores llevan un plato de comida una vez al día al menos a los vecinos. Estos espacios siguen siendo indispensables. No debería ser así pero en este contexto lo es”, indicó.

Esta organización trabaja en cuatro barrios: Los Pumitas, La Cariñosa, La Cava y Camino Muerto, en Granadero Baigorria. Una de las principales problemáticas es la falta del agua en verano. “Los barrios más afectados son Camino Muerto, que no tiene agua directamente. Hay dos tanques comunitarios que pudimos poner con la campaña Contagiá Potabilidad. Pero se dificulta llenar los tanques por la falta de urbanización”, se lamentó. “El otro es La Cariñosa. Desde agosto nos prometen que iban a poner un tanque comunitario pero no hay respuesta. La cuba tendría que ir cuatro veces por semanas pero no están yendo y los vecinos no tienen nada de agua. En zonas de Los Pumitas la situación es similar”, reclamó.

Medina contó que se comunicaron con Hábitat del Gobierno de Santa Fe, que se comprometieron en poner el tanque de agua en La Cariñosa junto a la Municipalidad y Aguas Santafesinas. “Se dificulta porque la semana pasada llovió y la cuba no pudo ir porque no está urbanizado ni hay pavimento”, dijo y agregó: “Cada vez que llueve hay pérdidas materiales porque entra agua por todos lados. Algunos barrios están zanjeados pero no se mantiene la limpieza. Esto produce pérdidas materiales que cuestan mucho conseguir y cuando vienen estas lluvias lo estamos sufriendo”, se lamentó.

La Poderosa cuenta con merenderos y comedores que mantuvieron durante el momento más complicado del aislamiento social. Después del pico de la pandemia empezaron a funcionar nuevamente los talleres de recreación y oficio.