“La violencia en Rosario se ha convertido en la forma de construir identidad”
  • Compartir

03/02/2021

El criminólogo y docente de la UNR Enrique Font analizó violencia urbana que golpea a la ciudad

La violencia logró imponerse.
Autor:
Redacción web

La violencia en Rosario no cesa y el 2020 marcó un récord en comparación con las registradas con el período del 2016 al 2019, aunque no superó a las conocidas entre 2014 y 2015, según datos del Ministerio de Seguridad de la Provincia y el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El año de la pandemia terminó con 212 homicidios en el departamento Rosario, con 52 casos más que en 2019 y con una cifra superior a las 200 que no se registraba desde 2015. Y en lo que va de 2021 ya hubo 14 crímenes más con distintas modalidades y móviles, de los cuales 10 ocurrieron mediante el uso de arma de fuego, no responden a un contexto particular más que a la violencia como punto en común.

Por este tema, La Marca de la Almohada se comunicó con Enrique Font, titular de la cátedra de criminología de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), quien analizó la violencia urbana que golpea a la ciudad. “Tenemos que hacer un esfuerzo en reconocer en que si a un fenómeno social no se lo entiende en toda su complejidad es muy difícil encontrar soluciones. Y lo que ha pasado con la violencia en Santa Fe y, en particular, en Rosario es que ha hecho todo lo contrario. El fenómeno de la violencia en Rosario se vio venir, o los que estábamos en esto lo vimos venir, ya en el año 2007 y 2008, que hace su pico en Rosario en el año 2013. Recordemos que las tasas más altas, todavía más alta que las del año pasado, son las de los años 2013, 2014 y 2015. Y que luego de ese incremento, que se veía venir, se instaló y se amesetó, siempre fluctuando en tasas altas para Rosario”.

Para el investigador, no todos los casos están vinculados al narcotráfico, como muchas veces lo hacen parecer. “Una de las cosas que marcaría sobre los homicidios del año pasado es que el primer error y más grave que se cometió y en parte se sigue cometiendo sobre los homicidios es ponerlos todos bajo un paraguas que los explica, en lugar de entenderlos desde su especificidad. Porque, desde el gobierno de Bonfatti se instaló una lógica de que todo es narcocriminalidad, que todo es violencia de banda. Y cuando uno desagrega se encuentra que hay una parte significativa, sin dudas, que aumento en los últimos años que si se explica por ese tipo de disputa, pero que hay otra parte, muy significativa que expresa otra cosa. Expresa forma de resolver conflictos entre vecinos, o en el interior de la familia, expresa una violencia en clave de género y expresa que la violencia en Rosario se ha convertido en una forma de construir identidad”.

En esta misma línea, el docente de la UNR agregó: “Marcaria una última cosa más, de las pésimas construcciones que hacemos de estos fenómenos. Cuando uno quiere ver la lógica de la violencia sin ligar a disputas criminales, otro error gravísimo de la política, incluso de la política de persecución penal del Ministerio Público de la Acusación, es pensar que estamos ante organizaciones verticales, ante carteles, como si fueran pequeños Pablo Escobar”.