"Vicentín contaba granos como propios pero no se habían pagados"
  • Compartir

18/12/2020

El fiscal Moreno, que entiende en la causa Vicentin, detalló presuntas maniobras de la agroexportadora para “exhibir una salud financiera que no era tal”

Autor:
Redacción web

El fiscal Miguel Moreno dio detalles de la investigación contra la administración e la agroexportadora y del tipo de operatoria que la firma presuntamente realizada para “exhibir una salud financiera que no era tal”. Allí explicó que la causa se llevó adelante con la denuncia de un pequeño grupo de acreedores con un reclamo que se aproximaba a los 7 millones de dólares.

Esa demanda luego se amplió con la presentación del correacopio Grassi, grupo al que se le adeudan unos 50 millones de dólares y grupos de bancos internacionales. La acreencia con estas entidades ronda los 500 millones de dólares y alguna de esas entidades dependen del Banco Mundial, otras del Estado holandés y el Banco Macro.

En ese sentido, Moreno indicó que “la Bolsa de Comercio fue utilizada por la firma como un escenario, mediante el cual, exhibiendo una importante magnitud de contratos a traves de sus registros, la empresa mostraba una salud financiera que no era tal”. “Vicentín recibía granos que en los balances mostraba como propios sin exhibir que todavía no se habían pagado”, remarcó y agregó: “Es decir solo se exhibían como activo corriente sin precisar que a su vez eran pasivo corriente porque no habían sido pagados”.

"Investigamos estafas, que creemos que ocurrieron. Ahora, siendo una sociedad, tenemos que determinar como se conformó la decisión social para cometerlas, entonces el objeto de los allanamientos es precisar el aporte que cada una de estas personas involucradas en los hechos tuvieron en relación con los delitos concretamente", dijo. “En principio las personas denunciadas por los defraudados, las personas que integraban el directorio, síndicos y representantes legales que hayan podido celebrar el nombre de Vicentín contratos tanto con bancos como corredores agropecuarios”, detalló.

Para que la causa penal tenga imputados, ordenó una serie de allanamientos en Avellaneda, Reconquista y Ricardone. Las pesquisas incluyeron la clausura de la sede de la empresa, que permanecerá en esa condición hasta que finalice este proceso. “Continuamos extrayendo información de las máquinas de la sede de Avellaneda, relacionada con operaciones y decisiones societarias. También se secuestraron libros de actas de cada una de las sociedades del holding”, señaló. “Como no contamos con colaboración del personal del establecimiento se tuvo que prolongar la medida y hasta tanto no terminemos con eso es necesario que no se opere en esas terminales”, subrayó.