Se volvió a implementar el cupo laboral travesti-trans en la UNR
  • Compartir

16/12/2020

El rector de la UNR, Franco Bartolacci, destacó las nuevas incorporaciones

1/2
Autor:
Redacción web

Gabriela Santilli, Adreina Di Brino, María de Fátima Rodríguez Lara y Merlín Caminos,  las personas seleccionadas para su ingreso a la planta no docente de la UNR en el marco de la primera convocatoria por Cupo Laboral Travesti-Trans “Alejandra Gonzalez”, fueron recibidas en su incorporación a la Universidad por el rector Franco Bartolacci;  el secretario general del Sindicato Nodocente ( APUR),  Miguel Roldán; la prosecretaria de acción social de APUR, Marcela Arce; la responsable del Área de Género, Florencia Rovetto, el coordinador del Área, Luciano Fabri;  junto con representantes  del colectivo travesti trans y de la comunidad de la Universidad Nacional de Rosario. 

Gabriela y Adreina van a realizar tareas de servicios generales en el Centro de Salud 7 de Abril y en la Sede de Gobierno, respectivamente. María de Fátima, que es graduada de la Carrera de Enfermería de la UNR, va a desempeñarse como profesional en el Centro de Salud, mientras que Merlín Caminos va a cumplir funciones en el Área de Género y Sexualidades como parte del equipo de comunicación. 

El rector señaló que esta medida es histórica y tiene que ver con hacer efectivo un compromiso asumido al comienzo de su gestión. Además destacó el trabajo de todas las áreas implicadas en todo el proceso de la convocatoria laboral travesti trans “porque fue una tarea muy responsable, consecuente, dedicada y sensible para poder llegar a esta conclusión”. Bartolacci también resaltó el acompañamiento de  APUR  para “conquistar un derecho largamente postergado”. 

“No se acaba nada con esta medida,  se trata de un paso más en una lucha que es mucho más compleja, más larga y que no tiene un horizonte, pero yo tengo la satisfacción de anunciar que nuestra Universidad comienza a saldar una deuda histórica y que vamos a trabajar para profundizar aún más este tipo de políticas. En términos de la construcción de una Universidad plurar, más inclusiva, diversa y feminista se ha hecho en este año mucho más que en toda la historia de la institución, y a mi eso me produce un gran orgullo porque ahí había una agenda postergada”, resaltó Bartolacci. El rector, también destacó la lucha colectiva para valorizar los reclamos en torno a las reivindicaciones de género, y que es ese contexto histórico que permite imaginar muchas políticas posibles, no habilita a fallar, a quedarse en anuncios y a no producir verdaderas transformaciones. 

El secretario general de APUR, Miguel Roldán, señaló  que el cupo travesti-trans “Alejandra Gonzalez” fue un reclamo que desde hace tiempo se venía sosteniendo desde  la entidad gremial,  para que la incorporación laboral de las personas trans “no sea un favor personal sino que se haga acorde a la ley”. Roldán también recordó la figura de Alejandra Gonzalez, trabajadora nodocente trans de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmaceúticas.  

El coordinador del Área de Género y Sexualidades  destacó que esta acción fue desarrollada a partir del pedido del colectivo travesti trans de Rosario, en un trabajo conjunto con la Universidad Nacional de Rosario, que pudo implementarse en un año complicado por la pandemia de COVID-19. Además resaltó que todas las personas que se inscribieron en la primera convocatoria siguen quedando anotadas para nuevos ingresos. “Esta medida, que trasciende el porcentaje establecido en la resolución, expresa la decisión de avanzar en una universidad más inclusiva”, señaló Fabbri. 

“Siempre pensamos en el Cupo “Alejandra Gonzalez” como un replicador, que pueda abrir las puertas de otras instituciones del Estado, y ese es el espíritu de esta medida. Uno de los grandes problemas de la comunidad trans es el abandono de la sociedad, el no poder acceder a un trabajo digno es parte del travesticidio social que padece el colectivo y esta medida de la UNR busca cambiar esa realidad y  por eso estoy muy emocionada”, señaló Karla Ojeda, una de las integrantes de Comunidad Trans Rosario e impulsora de este proyecto. 

“No estamos solo defendiendo políticas sino que estamos salvando vidas” remarcaron desde el colectivo. 

El cupo laboral travesti-trans de la Universidad Nacional de Rosario establecido  mediante resolución N° 783/2020 determina la incorporación de personas travesti trans en un 5% del total de ingresos laborales no-docentes. Asimismo, se establece que el número anual de ingresantes no podrá ser menor a 3 (tres) personas.

En la primera convocatoria se hubo 172 inscripciones, las y los interesados participaron de entrevistas y reuniones con una comisión encargada de la selección compuesta representantes de la Asociación del Personal de la Universidad de Rosario (A.P.U.R), la Secretaría General del Rectorado y el Área de Género y Sexualidades.