Una historia de amor maradoniano, de Totoras a Boston
  • Compartir

29/11/2020

Autor:
Redacción web

Darío Tauil se perdió la final del 90, porque estaba de guardia en la colimba. Se juró no perderse siguiente mundial. Limpió vidrios cuatro años mientras estudiaba en Rosario. Y así llegó a Estados Unidos 94, en el que pudo ver a Diego.

 

Una historia poco conocida de cuando el Diez jugó un partido a beneficio en la localidad santafesina. Darío Tauil fue parte de la organización y Hernán Fonseca, que había sufrido un accidente poco antes que lo había dejado sin chance de volver a caminar y fue saludado por Maradona, en nota simultánea con Vale Doble.