Aumenta la pobreza extrema en el mundo
  • Compartir

20/11/2020

Por primera vez desde 1998 se incrementará el número de personas en extrema pobreza. Entre 2020 y 2021 lo sufrirán 130 millones de personas más

Autor:
Redacción web

La pandemia de coronavirus y la crisis económica que se deriva de ella harán que 130 millones de personas más queden en situación de pobreza extrema en 2020 y 2021. Por primera vez desde 1998 aumentará el porcentaje de la población mundial en esta condición, advirtió en un informe la Organización de las Naciones Unidas.

El organismo internacional estimó que la proporción global de personas en extrema pobreza (1,9 dólares al día) será del 8,8 por ciento. Hace dos años esa proporción era del 8,6 por ciento (650 millones de personas), según los estudios de la Conferencia de la ONU para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

La situación es aún más compleja si se considera que la crisis económica tendrá un impacto mucho más duradero con respecto al de la crisis sanitaria. Así se proyecta que habrá 70 millones de personas más en una situación de pobreza extrema a fines de este año y otras 60 millones más el próximo año.

En torno a las variables económicas, el organismo estimó una contracción del PBI mundial del 4,3 por ciento. La estimación va en sintonía con las predicciones del Fondo Monetario Internacional, que el mes pasado había considerado una caída del 4,4 por ciento. En contrapartida el Banco Mundial había señalado una baja del 5,2 por ciento.

“El virus se ha beneficiado de las interconexiones y las fragilidades derivadas de la globalización, convirtiendo una crisis sanitaria en una conmoción económica mundial que ha golpeado sobre todo a los más vulnerables”, afirmó Mukhisa Kituyi, secretario general de la UNCTAD.

En ese sentido el África Subsahariana será la región más perjudicada, con un aumento relativo del 2,74 por ciento en la población afectada (31 millones de personas). El sur de Asia será la segunda región, con un crecimiento del 1,25 por ciento en la extrema pobreza, lo que representan 23 millones de personas más. En Latinoamérica vaticinan que 3,58 millones de personas caerán en la pobreza extrema.

Las cifras marcan un retroceso en la reducción de esta problemática. En 1990 la población mundial que vivía bajo el umbral de la pobreza era del 35,9 por ciento. En el presente el nivel es de una cuarta parte.

En un análisis por edades los más perjudicados económicamente fueron los jóvenes y las mujeres. Este segundo grupo también se vio perjudicado por el cierre temporal de escuelas en todo el mundo durante los meses de confinamiento. También alertaron por la gran disparidad en la respuesta de las distintas economías frente a la crisis. Si en las desarrolladas se invirtió una media de 1365 dólares por cápita, en los países en desarrollo solo 76.

Por tal motivo solicitaron un impulso de la cooperación internacional para compensar estas disparidades. "La COVID-19 ha generado dolor y ha alterado el curso de la historia, pero puede ser un catalizador para un necesario cambio", dijo Kituyi y agregó que hace falta "reformar las redes de producción globales (algo también necesario para una correcta distribución de vacunas) y reiniciar la cooperación multilateral". “Pese a las desalentadoras perspectivas, aún es posible conseguir que la COVID-19 marque un momento positivo para los Naciones Unidas y ayude a construir un futuro más inclusivo, resiliente y sostenible”, concluyó.