Ciencia, identidad y justicia
  • Compartir

28/10/2020

La Universidad Nacional de Rosario, Abuelas de Plaza 25 de Mayo y el Equipo Argentino de Antropología Forense organizaron un conversatorio sobre el trabajo de identificación y restitución de los restos de los desaparecidos en el sur de Santa Fe

Autor:
Redacción web

La charla “ Ciencia, Identidad y Justicia”, es un recorrido por el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF)  en la identificación de centros clandestinos de detención del sur de Santa Fe. La misma se realiza en el  marco del programa La Escuela y los Juicios, una iniciativa conjunta de Abuelas de Plaza de Mayo filial Rosario e H.I.J.O.S. Rosario que tiene como finalidad acercar a las y los docentes una propuesta educativa para posibilitar en las y los estudiantes aprendizajes en torno al pasado reciente, tomando como recurso pedagógico el Juicio que se llevará adelante en Rosario conocido como “Klotzman”.

Ciencia, Identidad y Justicia fue una iniciativa del Área de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Rosario y fue transmitido por las redes sociales de la UNR. En la misma disertaron Juan Nobile y Marcelo Castillo del Equipo Argentino de Antropología Forense. La presentación de la actividad estuvo a cargo del rector Franco Bartolacci y la responsable del Área de Derechos Humanos, Paula Contino. 

“El sistema público de educación superior, las universidades nacionales y la nuestra en particular tiene mucho compromiso con la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia, pero muchas veces ese compromiso ha sido reservado para los márgenes, nosotros nos propusimos recuperar una centralidad y una jerarquía en esa agenda, y esta actividad, en ese contexto es un paso para nosotros muy importante. “ manifestó el Rector. 

Bartolacci destacó que la lucha por memoria, verdad y justicia tiene que ver, también,  con poder garantizar  la construcción de una sociedad más justa, inclusiva y solidaria, y señaló que ante el contexto de crisis que está atravesando el mundo es indispensable que la Universidad Pública sea “una presencia comprometida, atenta y sensible que funcione como un dispositivo de transformación de la vida de la sociedad en la que está inmersa, sociedad que,  con enorme esfuerzo, sostienen todas las actividades que las Universidades tienen que realizar ”.  

El rector señaló, también, el enorme orgullo de compartir una actividad con instituciones como H.I.J.O.S y Abuelas, y que considera “un mandato poder construir una agenda de trabajo común, un deber  histórico pero también presente”. 

Paula Contino, responsable del área de Derechos Humanos de la UNR, recordó que la actividad se vincula con la conmemoración del Día por el Derechos a la Identidad, que se celebra el 22 de octubre. 

“Sin duda esta fecha es un merecido homenaje a las Abuelas de Plaza de Mayo, quienes comenzaron hace 43 años una incansable y amorosa búsqueda de los nietos y nietas extraídos por la dictadura militar. No podemos pensar en la democracia ni en la restitución de derechos sin la búsqueda de la verdad, memoria y justicia”. Manifestó Contino 

La charla se planteó como un cruce de las acciones de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo en la búsqueda de recuperar los restos de los desaparecidos durante la dictadura cívico militar, así como de de restituir la identidad de los niños y bebés sustraídos a sus padres en cautiverio, y la elaboración de pruebas judiciales y el saber científico  que garantice  esta evidencia más allá del contexto político en que se desarrollen los hallazgos, representado por el Equipo Argentino  de Antropología  Forense (EAAF). 

Tanto la militante de HIJOS y nieta restituida, Sabrina Gullino, como el presidente de Abuelas filial Rosario y querellante en la causa “Klotzman” , Iván Fina, describieron la importancia del trabajo conjunto que se desarrolla entre Abuelas y el EAAF en la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia. 

“Detrás de cada una de las identificaciones o de las restituciones  que realizan estas instituciones, hay una recuperación  de la identidad que alcanza a todos los argentinos. Hay algo que va más allá de los directamente implicados, una dimensión social que tiene que ver con recuperar parte de la historia de todos los argentinos” señala Fina.  

Mientras que Gullino destaca la participación de la Universidad en el encuentro y resalta al derecho a la educación como una de las formas básicas de la identidad “elegir libremente qué queremos hacer con nuestras vidas”. 

 

Entre el rito del duelo y la búsqueda de justicia

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAFF) es una institución científica, no gubernamental y sin fines de lucro, que a través de distintas metodologías y técnicas de diferentes ramas de las ciencias forenses para la investigación, trabaja en la búsqueda, recuperación, identificación y restitución de personas desaparecidas. El EAFF surge como a partir de un  pedido que  la CONADEP y Abuelas de Plaza de Mayo  realizan, en 1984, al Programa de Ciencia y Derechos Humanos de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia de Estados Unidos, para que colaboren con herramientas y conocimiento científico en la exhumación y análisis de los cuerpos NN que podían pertenecer a desaparecidos durante la dictadura. El reconocido antropólogo forense Clyde Snow, llega a la Argentina, y convoca a estudiantes de antropología locales  para que trabajen con él en la exhumación y reconocimiento de los restos óseos, de esa manera nace el EAAF 

Juan Nobile es antropólogo, graduado y docente de  la UNR, e investigador en Santa Fe del Equipo Argentino de Antropología Forense, considera que la desaparición de personas está relacionadas con  estructuras de poder y violencia que aún se sostienen en algunos sectores de la sociedad.

“La desaparición deja trunco el ritual que la muerte requiere para ser asumida. La desaparición y su sostenimientos en el tiempo implica una estructura que requiere distintos grados de violencia institucional: desde la inacción hasta la complicidad. Implica construcciones sociales y de poder sobre estos hechos” detalla el especialista.

Sobre el trabajo realizado en la investigación de la identidad de personas desaparecidas durante la última dictadura,  el especialista detalla la tarea que se desarrolla: “Para poder asociar restos esqueletales con identidades, hay  que plantear tres etapas de investigación:  preliminar, arqueológica y de laboratorio. Primero hay que generar un universo de datos, que aportan los familiares, los archivos, los testimonios, la prensa escrita, el objetivo de esta etapa es generar hipótesis sobre cómo y dónde se produjo cada desaparición, la segunda es  la  que tiene que ver con los procesos de  de reconocimiento del territorio que se va a intervenir buscando la menor modificación del terreno y la exhumación de los restos, se trata de disponer de las técnicas de excavación arqueológicas vinculado a  un contexto de historia reciente. Luego se desarrolla la investigación en  laboratorio, donde se establecen todas las marcas y características del esqueleto que puedan servir a fines identificatorios y judiciales. En esta instancia está la etapa de vinculación genética para asociar los restos a una persona y una historia” explica Nobile  

El investigador resalta el aspecto humanitario de la tarea del Equipo de Antropología Forense cuando se pueden restituir los restos a la familia y permite cumplir con los rituales del duelo pero también el aspecto jurídico de su función   “Las declaraciones de los peritos del EAAF en en los juicios de lesa humanidad  puede poner en tensión ciertos supuestos como que las muertes se sucedieron en enfrentamientos o que fueron situaciones aisladas,  puede demostrar que se trataron de planes sistemáticos y que se trataron de ejecuciones y esto lo da con certeza y pruebas científicas” específica Nobile. 

Para Nobile la vinculación con Abuelas es central en la tarea que desarrollan y en los logros obtenidos por el trabajo en conjunto.  

Marcelo Castillo es Subcoordinador Unidad de Búsquedas y director rotativo 2019-2020 del Equipo Argentino de Antropología Forense. 

Para el investigador,  el trabajo y prestigio que a nivel internacional que tiene el EAAF es posible  por los lazos que los une a otras instituciones, especialmente con Abuelas de Plaza de Mayo pero no de manera exclusiva. 

“Sólo el trabajo articulado entre Universidades, organismos de Derechos Humanos, dependencias estatales, y organizaciones sociales van a posibilitar la construcción de una sociedad mejor, que pueda estructurar dispositivos que permitan adelantarse a la violación de derechos”, manifiesta Castillo 

El EAAF tiene su sede central y sus laboratorios forenses de antropología y genética en la Argentina, así como sedes en Estados Unidos, México y Sudáfrica. En sus 36 años de existencia trabajó en más de 65 países alrededor del mundo y actualmente tiene proyectos activos en más de 20 países