Plataformas para crear aplicaciones móviles propias

04/06/2015

Las aplicaciones para dispositivos móviles inteligentes copan hoy el mercado tecnológico y ofrecen un gran abanico de herramientas para facilitar diversas tareas

Múltiples herramientas surgen para facilitar tareas de una manera más sencilla.
Autor:
Redacción web

La barrera del usuario promedio a la hora de poder crear una plataforma de este estilo se cae con la llegada de múltiples opciones para poder desarrollar una aplicación propia sin tener que contar con conocimientos en programación

El recurso que representan las aplicaciones móviles, se han convertido en herramientas para suplir servicios,  y hacer de múltiples acciones, una tarea más sencilla. Los mercados de aplicaciones, ofrecen cantidad de propuestas del tipo pago, pero a su vez, existen las de descarga gratuita, lo cual hace muy popular el uso de estos nuevos recursos.  

Con el crecimiento de la demanda de nuevas aplicaciones, surge un espacio se ha creado con el fin de que cada usuario cuente con la oportunidad de poder desarrollar una aplicación a su gusto y deseo. Allí surgen nuevas plataformas que sin necesidad de tener conocimientos en desarrollo de programación, permiten al usuario generar una aplicación móvil, en base a plantillas y herramientas estándar.

A estas plataformas se las conoce como app builder y algunas de las más populares y de mayor facilidad para su uso son:

 

AllJoyn

Es un software de código abierto que profesa el trabajo en colaboración ofreciendo una base para la creación de herramientas que se puedan enlazar fácilmente con otros lenguajes. Está pensada para personas que tienen algún conocimiento en desarrollo y sobre todo que hayan trabajado antes con Linux, sin embargo la base del código es sencillo y permite descubrir dispositivos, vincular, enrutar mensajes y generar método de seguridad.

Los usuarios que se presten a la experiencia podrán intercambiar información y configuraciones con otros pares, aprender sobre otros dispositivos, formar parte de una red de usuarios, manejar un panel de control común, etc. Se pueden ir generando grupos de trabajo inesperados en colaboración con una idea.

 

Goodbarber

Es un servicio ideal para los que recién meten sus narices en este mundo. Te brinda todo lo necesario para crear y diseñar paso a paso tu propia aplicación móvil disponible para Android o iOS (los que usan Windows Phone tendrán que elegir otra app builder). Aquí no es necesario saber absolutamente nada de programación o desarrollo, como tampoco de diseño en sí, puesto que sólo hay que elegir de entre las opciones que ofrece el software y darle click al botón “Siguiente” hasta obtener el producto terminado. Como un plus: podés agregar a tu app móvil otras herramientas que la harán más interesante como enlaces a YouTube, WordPress, Twitter o Facebook, entre otras redes sociales.

Podés crear una aplicación de uso popular, como una emisora de radio, o una interna para la empresa donde trabajás donde se proporcione un servicio móvil a los empleados. Si bien la puesta en marcha de tu idea requerirá una inversión los costos son mínimos y hasta podés aprovechar ofertas tanto para novatos como para avanzados. De hecho, los que ya cuentan con información sobre desarrollo web pueden optar por un plan que incluye una versión para iPad, CMS interno y monetizador, acceso a content API y setting API, entre otras opciones.

 

 

AppMachine

Esta plataforma te permite crear y diseñar con facilidad como en el caso anterior. Suma a la propuesta un scanner de tu sitio web para que lea tus intereses y confecciones desde cero una app nativa que contenga todos lo que ofrecés. El resultado es una herramienta disponible para iOS, Android y Windows Phone 8.

Otra opción interesante que suma es un promotor de tu app, por lo que sólo deberás asegurarte las licencias necesarias para que la herramienta pueda funcionar y la plataforma se encarga de promocionarla por medio de una captura de pantalla.

Como estas plataformas hay muchas más que inundan la gran vidriera de Internet. Es cuestión de buscar la que se ajusta a tus necesidades, la que te parece más sencilla de utilizar y la que te ofrezca más opciones que no habías pensado para potenciar tu herramienta.

Las “app builder” abren una ventana para que aquellos que no están embebidos del complejo mundo de los lenguajes de programación puedan llevar a cabo sus ideas. Como desventaja, todo aquello que nos brinda la libertad de crear sin conocimiento no nos permite escaparnos de una estructura, por ende no seremos los inventores de la pólvora ni tampoco nos asegura convertirnos en grandes empresarios con una herramienta móvil.