La expansión territorial rosarina
  • Compartir

23/10/2020

El libro "El centro y los márgenes. La expansión urbana" hace un repaso de la historia de Rosario y cuenta cómo fue su crecimiento 

Autor:
Redacción web

Rosario con problemas en el transporte, en el hábitat, en el uso del espacio público o los servicios. Podríamos hablar de la ciudad actual o la de hace algunos años. Pero no, hablamos de una Rosario de hace muchos años atrás.

El libro "El centro y los márgenes. La expansión urbana", de Ronen Man y Pablo Alvira Man, tiene de eje dar respuesta a los problemas y dilemas de las grandes ciudades a través de una mirada interdisciplinaria. Cada una puede otorgar algo con una salida en común para pensar las problemáticas. Desde el punto de vista de la historia se puede otorgar una mirada de largo plazo, contextualizar y ver que las cosas por las que atravesamos se han producido de alguna otra manera en otro proceso.

Ronen Man; doctor en Humanidades y Arte, Lic. en Historia y becario posdoctoral ISHIR – CONICET; contó en ABC Universidad: “La idea de este libro es de divulgación, pensado en un público amplio, en los ciudadanos que viven esas problemáticas. El trabajo se reeditó en varias oportunidades, con una muy buena repercusión”.

“El proceso espacial es móvil. La ciudad está expandida y ahora pensamos en que llegó a su punto límite, pero hace 100 años esta actualidad era impensable. La ciudad se expande como una mancha en el territorio incorporando los suburbios que antes eran barrios u otros pueblos”, contó. “A Rosario lo pensamos con el Gran Rosario. No podemos entender la lógica como ciudad sino incorporando en el espacio regional en la que está circunscripta. Es el punto neurálgico y estratégico del modelo de producción agroexportador que se canaliza a través del puerto y ferrocarriles el excedente de esa producción al exterior”, dijo Man.

“Rosario solo se podría dar en una confluencia de un punto geográfico específico y se entiende en el contexto espacial y temporal de ese modelo exportador, de 1860 hasta 1930. El período se cierra en sí mismo y hay complicaciones que luego devienen en el declive del modelo y cambia el modelo de acumulación”, detalló. En ese sentido contó que “el proceso inicial fue desregulado y quedaba en manos de sectores de la burguesía rosarina en ascenso, que se conformaron como empresarios inmobiliarios, urbanistas, con movimientos especulativos en suburbios y hacían la proyección del loteo”. “Garantizaban el terreno a esos loteos y los servicios. El fundamental era la movilidad”, sostuvo. “A finales de los años 20 el Estado comenzó a intervenir de manera más activa, proyectando y organizando lo que había quedado en manos de la desregulación y el mercado”, recordó.

Para realizar el trabajo los autores se basaron en documentos escritos y en fuentes visuales y gráficas, como planos. Además se basaron en distintos censos municipales, provinciales y nacionales, donde analizaban la densidad de población por zona, distrito o barrios y el déficit habitacional de la población que llegaba a la ciudad. Justamente los relatos de los viajeros también constituyó otra de las fuentes principales para este libro.