Un nuevo día del estudiante
  • Compartir

01/10/2020

La UNR celebra a las y los estudiantes de la Universidad Abierta para Adultos mayores

Autor:
Redacción web

Naciones Unidas dispuso que el 1ro de octubre fuera el día Internacional de las adultas y adultos mayores, como una manera de “destacar las importantes aportaciones que nuestros mayores hacen a la sociedad y crear conciencia sobre las oportunidades y los desafíos del envejecimiento en el mundo de hoy”. 

En este marco la Universidad Nacional de Rosario, a través del Programa Universidad de Adultos Mayores (PROUPAM) organiza el encuentro “Diálogo abierto sobre educación, virtualidad y pandemia”,  que contará con la participación del rector Franco Bartolacci, y el responsable del Área de Extensión,  Santiago Dearma. El encuentro se realizará de manera virtual, el jueves 1 de octubre a las 15 horas, a través de Google Meet   

El programa Universidad Abierta para Adultos Mayores comenzó a funcionar  en el año 2011, y, desde entonces, fue ampliándose con una variada oferta  académica y un creciente número de alumnos. La propuesta fue pensada para atender la misión social de la educación superior contemplada en el Estatuto de la UNR, destinada a los mayores de 50 años, un sector de la sociedad que, muchas veces, quedaba fuera de la educación Universitaria. El programa  brinda una  propuesta  de cursos y  talleres, de alto nivel académico,  a cargo de docentes universitarios y que no requieren contar con un título o formación específica para acceder a los mismos. 

En 2019, se dictaron más de 100 cursos en los que  participaron alrededor de 6000 adultos y adultas mayores, tanto   en su sede central de Rosario, como en la que funciona en la zona norte de la ciudad, y en diferentes localidades santafesinas, San Lorenzo, Villa Gobernador Gálvez, Carcarañá, Cañada de Gómez y Totoras. 

Este año,  y debido a las medidas de aislamiento de aislamientos decretadas por la pandemia de COVID-19, se presentó la dificultad de no poder realizar los encuentros como era costumbre, apostando a mantener el contacto,  se decidió la continuidad del programa de manera virtual, lo que significó un mayor crecimiento del número de alumnos, y el del territorio al que se llega, ya se conectan estudiantes de distintas provincias argentina  y de otros países.

Se dictan hasta 6 propuestas por día, entre los horarios de las 9:30 y las 19:30, con una oferta de 24 cursos abiertos a la comunidad y con nuevas instancias por abrirse en breve.

Los cursos llegan a tener unos 200 usuarios conectados, y las clases, que pueden reverse todas las veces que se deseen, llegan a alcanzar las 5 mil reproducciones, con interacciones mediante los comentarios, llegando a formarse conversaciones y superando los 200 mensajes por video.

El Rector de la Universidad Nacional de Rosario, Franco Bartolacci, señaló que “desde el inicio del aislamiento social obligatorio reorganizamos el dictado del programa destinado a las y los adultos mayores y lo desarrollamos en modo virtual desde su página de Facebook, convencidos de la necesidad de generar herramientas que puedan acompañar y estar cerca de las y los adultos mayores de la ciudad y la región. Este formato virtual multiplicó la asistencia de estudiantes adultos mayores,  conectados a las clases en vivo, un dato no sólo alentador por lo que hicimos, sino porque nos permite imaginar nuevos dispositivos que llegaron para quedarse, y nos permitirán profundizar y proyectar el programa”.

Para conocer y participar de  las propuestas de la Universidad Abiertas de Adultos Mayores, ingresar en su página de Facebook (www.facebook.com/AdultosMayoresUNR). 

Palabras mayores

“Es lo mejor que nos puede pasar después de la salud, es un alimento para la mente y el alma”, dice Elisa en los comentarios de una de las clases que se transmiten vía Facebook Live. “Es un momento oportuno para oxigenarse con estos cursos”, agradece Lucía en otro posteo.

“A mi tanta información por televisión no me hace bien y no miro novelas. No sabés los que es estar sola. Los cursos de historia me encantaron, los escuché mientras andaba en la bici fija”, le comenta Marichu desde su casa en Carcarañá a uno de los coordinadores de la UNR. “Les agradezco mucho porque me ayudan a sobrellevar el triste momento que estamos pasando. Los profesores son muy didácticos y amables”, dice Adela en el espacio de comentarios de la red social.

 “En mi clase sobre el desarrollo del dibujo tuve que utilizar un proyector para mostrar imágenes, la computadora y a la vez el teléfono. Estuve dos días ensayando”, cuenta la Profesora Laura Capdevila que fue la primera en dar su curso on line. Habitualmente tiene 40 alumnos pero en esta instancia interactuó con 200 personas en el vivo. Confiesa que, a diferencia del dictado presencial en el que se mira a los alumnos, aquí “uno se ve a sí mismo y eso es gracioso y desconcentra”, bromea.

La docente cuenta que tuvo que adaptar las clases, hablar con otro léxico y relacionar los temas con cuestiones más cotidianas porque su audiencia  ahora es más diversa, desde pintores y arquitectos con cierta experiencia, hasta algunos que nunca dibujaron. “Abre la cabeza ver lo que hacemos todos y los análisis de la Profe Laura”, se lee en uno de los comentarios publicados debajo del video de la clase.

Pero su labor no se termina en el vivo, luego recibe los trabajos por correo electrónico y realiza una devolución de forma individual. “El dibujo se comienza a manejar de a poco pero con continuidad. Cualquiera que se lo propone lo logra. Te lo aseguro, lo he visto en todos estos años. Animate y te vas a sorprender. Luego enviamelo que lo comentaré sólo con vos. Es un mundo infinito, no te lo pierdas”,  le contesta la docente a una de sus alumnas en Facebook.

Lo cierto es que los cursos on line superaron todas las expectativas, abren una ventana de aire fresco en medio del encierro y ofrecen conocimientos y compañía a los mayores, más aún si están solos. Se dictan en tres franjas horarias y así se mantendrán mientras dure la cuarentena preventiva y obligatoria. Muchos agradecen la iniciativa y algunos también se animan a pedir la continuidad de esta modalidad. “Ojalá sigan los cursos por internet, aún cuando decidan retornar al modo presencial”, afirma Daniela y Tintín se confiesa: “Viendo todos los cursos me alegran el día”.