Derribando mitos sobre las serpientes
  • Compartir

29/09/2020

La bióloga investigadora del Conicet, Vanesa Arzamendia, analizó el comportamiento de las serpientes de la zona

Foto: gentileza de Vanesa Arzamendia.
1/2
Autor:
Redacción web

En Argentina de un total de 137 especies, sólo 19 (10 yararás, 1 Cascabel y 8 Corales) son muy peligrosas para el hombre y otras 35 especies son potencialmente peligrosas, con glándulas de veneno y un diente posterior modificado para la inyección del mismo, de las que no existe información al respecto.

Al norte de Argentina, principalmente la Cuenca del Paraná, provincias de Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco y Santa Fe, presenta la mayor riqueza de especies de serpientes, seguidas por Salta y Jujuy. Sin embargo, es importante destacar que en los últimos meses, con los significativos incendios en el Delta del Paraná, muchas especies se encuentran en serio peligro.

Al respecto, ABC Universidad, conversó con la bióloga Vanesa Arzamendia, investigadora del Instituto Nacional de Limnología (Inali, Conicet UNL, quien analizó el comportamiento de las serpientes de la zona. 

“Existen diferentes factores por los cuales las serpientes se movilizan o cambian el comportamiento, algunos son biológicos (alimentación, reproducción y modo de vida) y otros son factores ambientales (temperatura, precipitaciones, inundaciones, incendios). En períodos de inundaciones buscan tierras altas y es más fácil el encuentro, pero en esta oportunidad los incendios son los que producen los movimientos de estas especies, que pueden trasladarse a zonas urbanas, aumentando la frecuencia de encuentro con la gente”.

Vale aclarar que  en el río Paraná los pulsos de inundación han favorecido la sobreexplotación y eliminación de los reptiles en el Paraná, debido a que estos deben  abandonar sus refugios en inundaciones grandes, o concentrarse en los sistemas acuáticos remanentes durante las bajantes, siendo más vulnerables a la cacería.

“Todas estas especies cumplen una función en el ecosistema, como por ejemplo las yarará, que principalmente se alimentan de roedores, que causan enfermedades que afectan a las personas. Si la serpiente está en un lugar donde se corra riesgo de pisarla o en viviendas hay que llamar al 911, que alerta al Cobem para que acudan a rescatarla. Pero si se encuentran en un espacio natural, hay que tratar de evitarlas, considerando que viven en nuestra región y que no causan grandes inconvenientes si no les alteramos o destruimos el ambiente en que viven. Cuando se trata de manipular una serpiente, puede ser más riesgoso interactuar con ella, que correrse del lugar donde fue encontrada”.