Lanzan la línea telefónica gratuita 102
  • Compartir

16/09/2020

El servicio telefónico es confidencial y permite que niños, niñas y adolescentes puedan ser escuchados, contenidos y orientados por especialistas

Autor:
Redacción web

La Provincia, a través del Ministerio de Desarrollo Social, pondrá en funcionamiento la línea telefónica gratuita 102. Es un servicio telefónico confidencial de escucha, contención y orientación dirigido a niños, niñas y adolescentes.

El proyecto se enmarca en la línea de “Creación y fortalecimiento de espacios institucionales” y será implementado por la secretaría de los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia, en conjunto con la Dirección Nacional de Gestión y Desarrollo Institucional. Estos organismos son los que actualmente están trabajando en un proyecto para financiar la instalación de esta línea en la provincia.

Los principios que motivan la implementación de esta línea son la participación y el derecho que tienen los menores a ser oídos. En ese sentido el servicio telefónico gratuito y confidencial brinda un espacio de escucha, contención y orientación para niños, niñas y adolescentes. También realiza intervenciones de manera conjunta con otros organismos del Estado, ante situaciones de vulneración de sus derechos.

Este dispositivo especializado del Sistema de Protección Integral de Derechos coordina y articula las políticas públicas locales, provinciales y/o nacionales para la restitución o cumplimiento del derecho vulnerado o necesidad manifestada por niñas, niños o adolescentes.

Está sustentado en normativas internacionales y nacionales. Asimismo en los principios y estándares de la línea 102 de Argentina y en los principios de la Convención de Niños, Niñas y Adolescentes de UNICEF y la Ley Nº 26.601, de Universalidad, integralidad y no discriminación, efectividad, corresponsabilidad, interés superior del niño y autonomía progresiva.

En nuestro país la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) implementó por primera vez la línea 102 en 2009. Cinco años después se aprobó el sistema unificado, a fines de implementarla como una herramienta federal de promoción, protección y prevención de los derechos de niños, niñas y adolescentes.