Detectan efectos hormonales en filtros solares
  • Compartir

06/07/2020

Investigadores de la UNL y el Conicet observaron cómo la exposición al BP3 afectó procesos en los ovarios de ratas

Sugieren un uso consciente por parte de la población.
Autor:
Redacción web

Un químico presente en filtros solares, cremas y productos cosméticos causó alteraciones en procesos hormonales en estudios de laboratorio. Se trata de ensayos sobre cultivos de ovarios enteros de ratas, que permitieron a científicos de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y del Conicet evidenciar que el BP3 actúa  como un perturbador endócrino, es decir, interfiriendo con las vías de  acción de las hormonas.

Los investigadores publicaron sus resultados; un aporte a la sospecha mundial sobre los efectos hormonales que puede tener la exposición a este compuesto químico. A diferencia de lo que ocurre con otros contaminantes ambientales que llevan décadas de investigación, con sólida evidencia que impulsa la generación de regulaciones o mecanismos de control, lo que se sabe de los efectos de la Benzofenona 3 (BP3) es menor y la limitación de su uso y rotulación obligatoria es reciente.

En diálogo con ABC Universidad Horacio Rodríguez, investigador del Instituto de Salud y Ambiente del Litoral (ISAL) dependiente de la UNL y el Conicet, explicó que para este ensayo extrajeron ovarios de ratas recién nacidas y los cultivaron en el  laboratorio una semana, expuestos a diferentes concentraciones de BP3. Las concentraciones evaluadas fueron similares o menores a las detectadas en sangre de seres humanos luego de la aplicación de cremas solares sobre la piel. Durante esos primeros días de vida ocurre un  proceso clave: el ensamblado de folículos, es decir, se genera el  stock de folículos que la hembra dispondrá a lo largo de su vida.

Los ensayos mostraron que el BP3 alteró el proceso, incluso en las concentraciones más bajas donde se observó un menor número de células germinales en los ovarios. Según explicó el científico, estos resultados muestran que hay un efecto de perturbación, pero para conocer si esto repercute en la salud son necesarios otros estudios en modelos más complejos.

“Es importante estudiar estos productos porque son de uso libre y muchos los consideran totalmente inocuos: está muy difundida la idea de que se puede usar toda la cantidad y todas las veces que uno quiera sin efectos negativos”, señaló Rodríguez.

También participaron de este trabajo Nicole Meyer y Ana Zenclussen la Otto-von-Guericke University, en Alemania, en el marco de un proyecto binacional.