Mucho hecho, mucho por hacer
  • Compartir

30/06/2020

El referente del Programa Universitario de Diversidad sexual de la UNR, Adrian  Zanuttini,  repasó del camino recorrido y los derechos ganados

51 años de Orgullo.
Autor:
Redacción web

El Día Internacional del Orgullo LGBT+ recuerda la revuelta en el emblemático Stonewall durante la madrugada del 28 de junio de 1969, época paradigmática de luchas sociales y cambios culturales, cuando lesbianas, gays, bisexuales y trans se rebelaron ante un operativo policial que, como era habitual, pretendía llevar presos a sus clientes.

La jornada culminó con trece detenidos, cuatro policías heridos y varios manifestantes hospitalizados; al día siguiente hubo diferentes expresiones en repudio y un año después se convocó a la primera movilización frente al Central Park. Desde entonces, se ha convertido en el día para celebrar el orgullo por sobrevivir a una sociedad que impone la vergüenza como disciplinamiento, en el día para celebrar el orgullo de practicar la resistencia, la visibilidad y la creatividad como respuestas políticas.

Desde entonces la lucha no ha parado, poco a poco la comunidad ha ido avanzando en su reconocimiento en el mundo y validando sus derechos.

Al respecto, ABC Universidad dialogó con el referente  Programa Universitario de Diversidad sexual del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Adrian  Zanuttini, quien  rememoró todo el camino recorrido desde aquel día de 1969 hasta la actualidad y los derechos ganados en ese tiempo. “Estos movimientos de lucha son siempre constantes. Siempre hay que estar sosteniendo los derechos conquistados y tratar de que se amplíen aún más”.

Este año, por primera vez en su historia, la celebración mundial fue virtual y no en las calles. Ante la cuarentena por covid-19, la comunidad LGBT+debió trasladar a las redes sociales. Participaron al menos 90 países, incluido la Argentina.

A la hora de realizar un balance sobre estos 51 años, Zanuttini destacó los importantes logros obtenidos en Argentina: las leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género, además de las transformaciones sociales y culturales. “El cambio es estructural y epistemológico”, remarcó.