Desarrollan test contra la hepatitis E
  • Compartir

09/06/2020

Este tipo de pruebas son para detectar los anticuerpos presentes en el plasma de pacientes que desarrollaron la enfermedad

Científicas tucumanas desarrollan el primer test serológico contra la hepatitis E
Autor:
Redacción web

Científicas tucumanas desarrollaron el primer test serológico producido en la Argentina de hepatitis E, una enfermedad que puede provocar dolor abdominal, anorexia, náuseas, vómitos y fiebre y alta mortalidad en las embarazadas a partir del tercer mes de gestación, informó la Universidad Nacional de Tucumán.

Este tipo de pruebas son para detectar los anticuerpos presentes en el plasma de pacientes que desarrollaron la enfermedad y se trata de pruebas tipo Elisa que utiliza insumos nacionales y está desarrollado a partir de una proteína del virus, expresada en la bacteria Escherichia coli.

La hepatitis E es una enfermedad emergente, de la que cada vez se conocen más casos y recién en los últimos años se empezaron a realizar los estudios epidemiológicos para detectarla.

El test se desarrolló en el Laboratorio Central de Ciencias Básicas de la Facultad de Medicina y en el Instituto Superior de Investigaciones Biológicas (Universidad Nacional de Tucumán- Conicet) y fue validado con estándares internacionales. El equipo está formado por Guadalupe Vizoso Pinto (directora de la investigación), Lorena Arce (que acaba de doctorarse con el tema), Melisa Müller y las doctoras Felicitas Agote y Gabriela Marranzino, ambas del Siprosa. El trabajo fue publicado recientemente en la revista científica Frontiers in Microbiology.

En diálogo con ABC Universidad Guadalupe Vizoso Pinto, doctora en Ciencias Biológicas, remarcó que es el primer test para hepatitis E producido en Argentina y que tiene altos niveles de especificidad (99%) y de sensibilidad (93%), cuando se lo compara con el test comercial disponible en el país.

Además, señaló que una de las principales diferencias con otros test es que está producido en base a una proteína que se puede expresar innumerable cantidad de veces en una bacteria (Escherichia coli), lo cual abarata los costos de producción.