Giustiniani manifestó su apoyo a la expropiación
  • Compartir

09/06/2020

El diputado fue uno de quienes acercó la propuesta al ejecutivo nacional

1/2
Autor:
Redacción web

Rubén Giustiniani sostuvo que la expropiación de Vicentín va en una dirección correcta para preservar las fuentes de trabajo y tener una empresa testigo de la comercialización de granos, que juegue un rol en el mercado de los alimentos.

El diputado provincial por el bloque Igualdad fue uno de los que acercaron la propuesta al presidente de la Nación, Alberto Fernández, para impulsar la transformación de la firma agroexportadora Vicentín, actualmente en concurso de acreedores, en una empresa pública no estatal, ya que el país "necesita una empresa testigo en el comercio exterior de granos y en la producción de aceite y alimentos".

En ese sentido Giustiniani sostuvo que "era importante buscar el camino de una empresa pública no estatal. Deben tener un rol clave las cooperativas para gestionarla porque conocen perfectamente el negocio y pueden manejarlo con idoneidad. La idea que sea no estatal es para no comprarse un muerto con una deuda de 1350 millones de dólares".

En tanto agregó: “No hay que permitir que una quiebra deje a los trabajadores en la calle, que el Banco Nación no cobre los 300 millones de dólares que prestó para prefinanciar exportaciones y que se termine de extranjerizar el comercio de granos que es fundamental para el país".

Además, el documento redactado agrega que el pedido es como consecuencia del "fraude" consumado por Vicentín, que incluye "el uso irregular del crédito público y la expresa comisión de delitos de evasión tributaria, fuga de divisas y lavado de activos.

Giustiniani agregó que por lo expuesto “es imprescindible y urgente que el gobierno tome utilice las herramientas del Estado para intervenir de forma urgente y promover una alternativa para el futuro del Grupo Vicentín, que tome en cuenta los verdaderos intereses del país y la comunidad”.

Recordamos que la empresa Vicentín, nacida en Avellaneda, al norte de esta provincia, se declaró en cesación de pagos el 4 de diciembre de 2019 , causando un fuerte cimbronazo en el sector agroexportador. Giustiniani recordó que el grupo posee “activos muy importantes, como el puerto de San Lorenzo, centros de acopio de granos en varios puntos de la provincia y otras vecinas”.

Todo el grupo, sumando otras áreas de negocios, posee unos 7 mil trabajadores dependientes. Los que pertenecen a una empresa algodonera, el frigorífico Friar, y una bodega en Mendoza perciben sus sueldos regularmente, según indicaron.

En una reciente nota periodística del diario Página/12 se publicaron datos de la deuda y los movimientos de la empresa. “De la deuda total con el Banco Nación que la exportadora de granos, harinas y aceites Vicentín acumuló al momento de la convocatoria de acreedores, 18.182,3 millones de pesos, casi la tercera parte, 5785,4 millones, le fueron otorgados en el mes de noviembre de 2019, cuando ya la empresa estaba en cesación de pagos. Así consta en el legajo del Banco Nación en el expediente por el que se tramita la convocatoria de acreedores de Vicentín. Allí se detallan las 26 autorizaciones de crédito que el Banco Nación, presidido todavía por Javier González Fraga, le otorgó a Vicentín entre el 8 y el 26 de noviembre para que retirara en créditos de prefinanciación de exportaciones 95,5 millones de dólares. Una semana después del último retiro, la empresa se presentó en convocatoria de acreedores”.

El juez en lo Civil y Comercial de Reconquista, Fabián Lorenzini, tiene a su cargo la resolución del concurso de acreedores. "El juez nos anticipó que el proceso del concurso de acreedores va a llevar más de un año para resolverlo", añadió Giustiniani.