Detuvieron a secuestrador de Rodolfo Walsh
  • Compartir

13/05/2020

El represor Gonzalo Sánchez fue apresado en el Estado de Río de Janeiro. Integró el grupo de tareas que secuestró y asesinó al periodista y escritor

Autor:
Redacción web

El exprefecto y represor Gonzalo “Chispa” Sánchez fue detenido en Río de Janeiro. Está acusado de crímenes de lesa humanidad y de haber participado de los grupos de tareas de la Escuela Superior Mecánica de la Armada (ESMA). Es uno de los responsables del secuestro y desaparición del periodista y escritor Rodolfo Walsh, durante la última dictadura cívico militar.

El represor fue apresado por la Policía Federal de Brasil en la ciudad de Paraty, en el sur del estado de Río de Janeiro, tras una orden de captura del Supremo Tribunal Federal de Brasil para extraditarlo a la Argentina. El hombre, de 69 años, fue detenido por orden del juez Luis Fux, quien tramita la extradición.

El caso de Sánchez constituye la primera extradición por razones de derechos humanos durante la presidencia de Jair Bolsonaro. La Policía brasileña informó que Sánchez participaba tambiñen de los “vuelos de la muerte” para lanzar al río de la Plata y al océano Atlántico a secuestrados detenidos desaparecidos.

El comunicado indica que: “el pedido de prisión preventiva para extradición fue formulado por la representación nacional de Interpol, con base en informaciones de las Alertas Rojas incluidas allí por las autoridades argentinas”. “Chispa” era uno de los represores más jóvenes de la ESMA y del grupo de tareas 3.3.2 de la Armada.

De la causa judicial se desprende que Sánchez integró el grupo operativo que emboscó a Rodolfo Walsh el 25 de marzo de 1977. El escritor cayó asesinado tras resistir con una pistola calibre 22 con la que hirió a uno de sus atacantes. El cuerpo fue trasladado a la ESMA y se presume que se lo incineró en terrenos adyacentes al río de la Plata.

El represor fue mencionado a las denuncias que formularon los sobrevivientes de la ESMA en el exterior ante la CONADEP y en el juicio a las Juntas, aunque las leyes de Obediencia Debida y Punto Final evitaron que enfrentara a la Justicia. Tras estar en la década del 90 en San Antonio Oeste (Río Negro), en los 2000 se fugó a Brasil. De esa forma eludió una orden de detención cursada por el juez federal Sergio Torres.

Si bien en 2013 fue detenido en la ciudad de Angra dos Reis para extradición, pero en 2016 obtuvo la prisión domiciliaria, de la que escapó. En 2019 llegó un nuevo orden de captura y el Supremo Tribunal Federal de Brasil autorizó la extradición hacia Argentina.