">
Bolsonaro y un nuevo escándalo

28/03/2020

Aseguró que la población brasileña "no se contagia nada" porque los ven saltar en alcantarillas, en el marco de la pandemia por Coronavirus. Además salivó en público

Joédson Alves (EFE)
Autor:
Redacción web

El presidente de Brasil vuelve a estar en el foco de la tormenta por sus bravuconadas. En momentos en que la mayoría de los países dispuso una cuarentena para su población tras la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, Jair Bolsonaro asegura que no es necesario que los brasileños la realicen. El país que gobierna es el que registra más casos de contagiados y muertos de la región y casi la totalidad de los gobernadores lo desacreditan. Para él la prioridad sigue siendo la economía.

En una rueda de prensa el mandatario aseguró que no van a llegar al punto de necesitar una cuarentena y brindó una increíble explicación: “El brasileño tiene que ser estudiado. No se contagia nada. Lo pueden ver saltar en la alcantarilla, bucear, ¿verdad? Y nunca le pasa nada”. “Yo creo que hay mucha gente que ya se ha contagiado en Brasil, en pocas semanas o un mes, y ya tiene los anticuerpos que ayudan a que no se siga proliferando”. Al momento hay 3417 contagiados y 92 muertos.

 

 

Esta situación se da en el marco del lanzamiento de una campaña oficial denominada “Brasil no puede parar”, en la que plantea movilizar a sus seguidores y ponerlos en las calles para presionar a alcaldes y gobernadores a que reabran comercios y escuelas. “Para los casi 40 millones de trabajadores autónomos, Brasil no puede parar. Para los vendedores ambulantes, ingenieros, feriantes, arquitectos, albañiles, abogados, profesores de la red privada, prestadores de servicios, Brasil no puede parar”, dice la iniciativa.

Asimismo el funcionario cuestionó a los periodistas que estuvieron presentes a la salida del Palacio do Alvorada en Brasilia, donde incluso salivó en público. “Atención, pueblo de Brasil: estas personas (los periodistas) dicen que estoy equivocado y que tiene que quedarse en casa. Ahora pregunto, ¿qué mierda están haciendo aquí? ¿Qué mierda están haciendo aquí? ¿No es que dicen que hay coronavirus? ¿Por qué no se quedan en sus casas haciendo cuarentena?”, reprochó a la prensa.

Bolsonaro fue acompañado por un puñado de fanáticos, que fueron a brindarle su apoyo. El pasado lunes el ministro de Economía Paulo Guedes había autorizado a las empresas a no abonar salarios durante cuatro meses a los trabajadores. El principal detractor del presidente es el gobernador de San Pablo, Joao Doria, que lo llamó “irresponsable” y “garante de las muertes que no puedan ser evitadas” por romper el aislamiento social. Esta semana 26 de 27 gobernadores tuvieron un gesto histórico apartándose del presidente y decidiendo mantener las reglas de aislamiento recomendadas por la OMS.