Un pasado presente
  • Compartir

12/03/2020

La Facultad de Humanidades restituirá 41 legajos a familiares de estudiantes y docentes desaparecidos durante la última Dictadura

Foto: La Capital.
1/2
Autor:
Redacción web

Gracias al programa de preservación documental, la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) restituirá, el 19 de marzo, legajos a familiares y amigos de 41 docentes, estudiantes y graduados desaparecidos y asesinados durante el terrorismo de Estado.

Con esta restitución, ya son 78 las historia recuperadas. Las identidades que completan la lista son de la carrera de psicología, dependiente de la institución de calle Entre Ríos hasta 1988, y los legajos de esas personas se restituyeron en 2011.

En este marco, ABC Universidad habló con las responsables del programa de Preservación documental “La Facultad de Humanidades y Artes: historia, memoria y política”, Dra. Cristina Viano y Dra. Laura Luciani, el Decano de la Facultad de Humanidades, Alejandro Vila, y la directora del Instituto de Investigaciones “Adolfo Prieto”, Dra. Natalia García, para conocer un poco más el proceso de recuperación de dicha información.

Las restituciones que vamos a hacer son más y menos que un legajo. En algunos casos si el legajo, en otros, apenas tenemos una fotografía tomada de un libro de registro que la Facultad empezó a confeccionar en 1970, donde se asentaba el nombre y apellido de los ingresantes con la carrera a la que estaban ingresando. Y toda otra huella posterior no pudimos encontrarla, a pesar de que buscamos en múltiples dependencias.

Por ejemplo, vamos a hacer una restitución que consta de 68 fojas; es una de la más grande. Evidentemente se trata de una persona que estaba recibida y ejercía funciones docentes. Y tenemos el caso de dos secretarios técnicos de ese momento, el de la carrera de Antropología y de Historia. Esos legajos pueden dar cuenta de una trayectoria.

En otros casos encontramos apercibimientos, porque muchos estudiantes tenían actividad política en la anterior dictadura, donde esto estaba prohibido, encontramos todo un conjunto de fichas”, contaron.

Además, explicaron que tuvieron que cruzar datos con el archivo del Parque de la Memoria, el Registro Unificado de Víctimas del Terrorismo de Estado (Rutve), colegas y compañeros, porque en alumnado no estaba toda la información. “Una de las razones de por qué no encontramos parte de la documentación, suponemos que tiene que ver con la lógica administrativa de tirar lo que ya es viejo. Otra parte, suponemos también, tiene que ver con el retiro de legajos en contextos dictatoriales”.

Por último, al ser consultados sobre el futuro de esos legajos, precisaron: “Nosotros no vamos a entregar los originales, sino una copia a familiares, amigos y colegas. Y el material va a quedar en la Facultad al resguardado, porque ya de hecho se hizo una resolución hace dos años que forma parte del patrimonio de la Facultad”.