Caso Vicentín: primeras imputaciones

14/02/2020

El fiscal Pollicita imputó a Javier González Fraga, expresidente de Banco Nación, y a los directivos de Vicentín, Padoán y Nardelli

Autor:
Redacción web

El último presidente del Banco Nación de la gestión macrista, Javier González Fraga, fue imputado en la causa que investiga si las autoridades de la entidad cometieron delito en el préstamo a Vicentín. El monto de la transacción alcanzó los 18.500 millones de pesos, en contra de las normativas que rigen el funcionamiento del banco. También fueron imputados Alberto Padoán y Gustavo Nardelli, directivos de la agroexportadora. 

La investigación es llevada adelante por el fiscal federal Gerardo Pollicita y los investigados fueron imputados por el delito de posible defraudación al Estado. El conflicto se inició en diciembre de 2019 cuando la firma manifestó que ingresó en un proceso de “reestructuración de pagos”, a partir de un “estrés financiero”. 

La deuda bancaria total de Vicentín es de alrededor de 23.500 millones de pesos, de los cuales 18.500 pertenecen a Banco Nación. El crédito otorgado por el banco supera los límites establecidos por su normativa y representa más del 20 por ciento del patrimonio computable de la entidad. 

La agroexportadora, a través de sus múltiples empresas subsidiarias, fue la principal aportante de campaña de Juntos por el Cambio en 2019, con 13,5 millones de pesos. Incluso el denunciante Daniel Valmaggia recuerda que Padoán y Nardelli conforman la mesa de enlace del PRO en Santa Fe. 

La denuncia no fue autorizada por el directorio de la compañía sino por la gerencia, lo que también vulneraría las normas de la institución. En el informe realizado por Claudio Lozano, uno de los actuales directores del banco, se sostuvo: “En el proceso de endeudamiento que fue acumulando Vicentin con el Banco Nación superó los límites a los que podía acceder en función de la normativa correspondiente fijada por el Ente Regulador para las Grandes Empresas”. “Sin embargo y sin fundamento alguno la empresa obtuvo la refinanciación que requería sin hacer las cancelaciones correspondientes para volver a encuadrar en la normativa. Extrañamente la decisión de violar la normativa del Banco Central para grandes empresas no fue tomada por un acto administrativo del directorio del Banco. Fue una decisión que corrió bajo la responsabilidad de las Gerencias a cargo”. 

“Es decir las autoridades políticas del banco en la gestión anterior no quisieron dejar huellas respecto a esta decisión. Sin embargo, los pasillos del Banco Nación cuentan que en las múltiples reuniones que existieron con la empresa Vicentin para tratar de imponerle la necesidad de volver a encuadrarse en la normativa, frente a las exigencias de los funcionarios del banco, los dueños de la firma cruzaban del Banco Nación a la Casa Rosada para hablar directamente con la Presidencia”, agregó. “Eso luego se transformaba en un llamado desde la Presidencia de Mauricio Macri al ex Presidente del Banco González Fraga quien se encargaba de llamar la atención a los funcionarios del banco para que se allanaran a los requerimientos de la empresa”, recordó. 

El fiscal Pollicita ya llevó adelante las imputaciones y solicitó varias medidas de prueba al juez Julián Ercolini, a cargo de la investigación. Además solicitó que Lozano y el actual presidente del Nación, Eduardo Hecker, declaren como testigos. Ellos están obligados a aportar la documentación del Banco sobre el caso Vicentín.