Los choferes y los espacios de sueño

06/02/2020

Un estudio del Conicet demuestra que los choferes de larga distancia no pueden cumplir con los espacios de sueño necesarios

Autor:
Redacción web

Una nueva tragedia tuvo lugar esta semana en las rutas argentinas. Un colectivo de la compañía "Vía Bariloche" volcó en la Ruta 2 y ocasionó la muerte de dos pasajeros. Además hubo más de treinta heridos, cuatro de ellos de gravedad. 

Tras el siniestro se conoció un audio que sería del chofer que en ese momento era acompañante e indica que quien manejaba "se durmió". Además manifiesta que estaban realizando la ruta Miramar - Buenos Aires, inmediatamente tras haber arribado a la localidad costera desde la capital. “Así como llegamos limpié el micro y salimos de nuevo. Se durmió. Lo dejé dormir 2 o 3 horas, creo, no sé, no me acuerdo ya y después lo agarré, lo desperté para que maneje 100 kilómetros o 150 kilómetros. Se despistó en una curva y caímos en un zanjón. Yo iba en la cucheta. Yo y el compañero estamos bien pero murieron dos personas”, dijo.

Un estudio de Conicet de 2012 demostró que los choferes no cumplían con los espacios de sueño requeridos para poder cumplir correctamente con sus labores. El trabajo comenzó en 2010 y fue solicitado por la Secretaría de Transporte y la Comisión Nacional de Regulación del Transporte. Reunió a 12 empresas de colectivo y analizaron a cerca de 200 choferes en viaje. 

Santiago Plano, investigador del Conicet y Dr. en Ciencias Básicas y Aplicadas por la Universidad Nacional de Quilmes, explicó: “Nos enfocamos en la desincronía de los ritmos circadianos y la actividad de las personas: cómo provoca cambios en su fisiología y estado mental”. “Observamos que los choferes presentaban problemas en la salud como obesidad, eran propensos a fumar o con el sedentarismo que implica la profesión”, agregó. 

En cuanto al sueño, el investigador recordó en diálogo con La Marca de la Almohada: “Notamos inconvenientes referidos al sueño y el alerta. El 30 por ciento presentaba apnea de sueño y un 15 por ciento mostraba somnolencia durante el día. Tenían dificultad para mantenerse despierto y eso es un signo del mal dormir”. Si bien los choferes dormían las 7 u 8 horas necesarias por día, el sueño era fraccionado. “Dormían una parte arriba del micro, otra en el destino, otra en la casa y para complementar las horas también hacían la siesta. Llegaban a las horas pero estaban desperdigadas y eso no es un sueño reparador”, sostuvo.

Plano indicó que los choferes tenían uno o dos francos por semanas, pero en épocas de temporada alta “era común que hicieran un viaje de ida y vuelta en el día de Mar del Plata a Retiro”. “El sistema en temporada alta los hace trabajar más de lo que pueden y el rendimiento baja porque están ‘sobretrabajados’”

La situación no es exclusiva de los choferes de colectivos de larga distancia y alcanza a “trabajadores en turno rotativos, nocturnos y a toda la sociedad”. “Vamos a una sociedad 24/7 y eso se siente en la salud. Estamos acostumbrados a quedarnos hasta tarde mirando una serie y en el fin de semana miramos diez capítulos de corrido. Necesitamos ver la luz del sol, estar al aire libre para sincronizar los ritmos”.

Para conciliar el sueño con mayor facilidad el investigador recomendó “no tener actividad física exigente cerca del horario en el que se pretende dormir; comer ligero y lejos del horario de dormir y evitar el contacto con aparatos electrónicos porque pone el cerebro en estado de alerta y cuesta entrar en un estado reparador”. “Hay que tratar de tener una agenda de sueño: todos los días a la misma hora. Hay que levantarse, almorzar y cenar a la misma hora así el cuerpo se prepara mejor a los cambios que se vienen y va a ser más reparador”, explicó.