Refugiados en Argentina

13/12/2019

Evo Morales solicitó el estatus de refugiado en Agentina, luego del golpe que lo derrocó. ¿Cuáles son las condiciones? ¿Cuántos refugiados ingresaron al país? ¿En qué casos se aplica?

Foto: Acnur
Autor:
Alejandro Arnoletti

El presidente derrocado de Bolivia, Evo Morales, arribó este jueves a la Argentina en calidad de asilado. Está acompañado de su vicepresidente, Álvaro García Linera, y otros tres funcionarios. El canciller Felipe Solá informó que por pedido de ellos pasarán a estatus de refugiados

Tras la destitución, Morales fue exiliado a México y permaneció allí por unas semanas. El exfuncionario agradeció a ese país que le “salvó la vida”. Luego se dirigió a Cuba, permaneció allí unos días, y llegó a Buenos Aires bajo total hermetismo. Será misión del Ministerio del Interior, a cargo de Eduardo de Pedro, el que ultime los detalles para confirmar la condición de refugiado.

 

 

El secretario de relaciones exteriores de México, Marcelo Ebrard, explicó: “Dos ordenamientos en el marco jurídico internacional sustentan el otorgamiento de asilo: la Convención sobre Asilo de La Habana de 1928 y la Convención sobre Asilo Diplomático firmado en Caracas en 1955”. Esa condición cesó en Argentina y asumieron la de refugiados. Felipe Solá explicó que “la diferencia entre el asilo y el refugio es que este último está normado”. En efecto el refugio está especificado dentro de la Ley General Nº 26.165, sancionada en 2006.

La Comisión Nacional para los Refugiados (Co. Na. Re.) explica que un refugiado es “una persona que se encuentra fuera de su país debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, y no puede o no quiere, debido a dichos temores, acogerse a la protección de su país”. “También es considerado refugiado quien ha huido de su país porque su vida, seguridad o libertad se encuentran amenazadas por la violencia generalizada, los conflictos armados, las violaciones masivas de derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público”, agrega.

 

 

Entre los derechos de los refugiados aparece:

  • No ser devueltos, expulsados o extraditados al país donde su vida, integridad, libertad o seguridad estén en peligro
  • Permanecer y transitar libremente en el país
  • Acceder a los sistemas públicos de salud, educación y a trabajar legalmente
  • No ser discriminados por ninguna razón (color de piel, situación social, creencias religiosas, género u orientación sexual, nacionalidad, opiniones políticas, etc.)
  • Reunificarse con sus familiares en caso de ser reconocidos como refugiados
  • Practicar libremente su religión

 

En tanto que entre las obligaciones se encuentra:

  • Respetar las leyes nacionales, provinciales y municipales
  • Respetar a las personas, entidades, organismos públicos y privados
  • Decir la verdad y ayudar a esclarecer los hechos invocados y los motivos personales en que se basa su solicitud
  • Mantener el domicilio actualizado y el certificado provisorio renovado
  • Informar a la Secretaría Ejecutiva de la CONARE sobre su intención de viajar al exterior expresando los motivos y las fechas en que desea viajar

 

En declaraciones radiales, Felipe Solá aclaró: “No queremos que ni Evo Morales ni ninguno de los que estén en condición de refugiado usen este lugar para hacer política y hagan declaraciones públicas”. “Se podrán ver con quien quieran, pero no podrán opinar públicamente y generarle algún problema a la Argentina en ese sentido”, dijo.

 

Según la Ley la condición de refugiado cesa en seis casos: cuando la persona se haya "acogido nuevamente de manera voluntaria a la protección del país de su nacionalidad"; "habiendo perdido su nacionalidad, la ha recobrado voluntariamente"; "ha adquirido una nueva nacionalidad y disfruta de la protección del país de su nueva nacionalidad"; se "haya establecido voluntariamente en el país que había abandonado o fuera del cual había permanecido por temor de ser perseguido"; no pueda "continuar negándose a acogerse a la protección del país de su nacionalidad, por haber desaparecido las circunstancias en virtud de las cuales fue reconocida como refugiada" o "si se trata de una persona que no tiene nacionalidad y, por haber desaparecido las circunstancias en virtud de las cuales fue reconocida como refugiada, está en condiciones de regresar al país donde tenía su residencia habitual".

 

 

La situación de Evo Morales no es una excepción y en los últimos años ha crecido fuertemente la cantidad de solicitudes de refugiados en el país. En esta situación se encuentran aquellos Un total de 24.531 personas pidieron ese estatus en el país desde 1985 a 2018. El número creció fuertemente en los últimos años ya que en 2014 era de 830 personas; en 2015 pasó a 1262; un año después, 1920; en 2017 se incrementó a 1924 y en 2661 ascendió a 2661 personas. Hasta el último registro un 37 por ciento eran mujeres y el 63 por ciento, hombres.

De 2014 a 2018 solicitaron la condición de refugiado 8597 personas. Un total de 2013 son de nacionalidad senegalesa, aunque desde 2016 viene en descenso (de 871 a 228). En contrapartida el crecimiento más fuerte se dio con los venezolanos, que de un total de 1080 personas, 883 fueron en 2018. Del total, 33 de esas solicitudes fueron en Rosario.

Finalmente la Co. Na. Re. resolvió 4151 de esas solicitudes, aprobando 591 y rechazando 3560. Del total de aceptadas, 238 fueron de Siria. El pico se dio en 2016 y luego ha ido a la baja. Una situación inversa es la de Venezuela, que recién contó con la primera aprobación en 2017 y hubo 14 en 2018.

Si bien es cierto que los año de mayor aceptación fueron 2016 (166 casos) y 2018 (135 casos), el porcentaje de aprobaciones durante el macrismo es inferior a la de los años kirchneristas. El año de mayor proporción de reconocimientos fue en 2014, con un 27 por ciento. En el caso de denegados el de mayor promedio es 2018, con un 91 por ciento.