">
LulaLivre

09/11/2019

"No metieron preso un dirigente, no metieron preso a Lula, intentaron detener una idea y las ideas no se matan", dijo Lula tras salir de la cárcel

Autor:
Redacción web

El expresidente brasileño, Luis Inácio Lula da Silva, fue liberado de la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba. Así se terminó su calvario de estar 580 días preso. Una multitud lo acompañó en su recuperación de la libertad.

Unos minutos después de las 17.30 el dos veces presidente de Brasil abandonó la cárcel de Curitiba, donde permanecía detenido desde el 7 de abril de 2018. El exmandatario se mostró emocionado y agradecido con quienes mantuvieron una vigilia constante desde el momento en que fue detenido. Posterior a su salida brindó un discurso en el que dejó en claro que volverá a la política de la que lo quisieron apartar.

“Tanto tiempo sin verlos”, comenzó diciendo y mencionó a uno por uno de los integrantes del comité que mantuvo esa vigilia y lo acompañó desde la calle todo el período de encierro". “Ustedes no tienen dimensión de lo que significa estar hoy aquí junto a ustedes. No pensé que el día de hoy iba a estar conversando con ustedes”, reconoció.

El referente político brasileño dijo además: “No saben lo que significó para mí durante estos 580 días que estuvieran aquí, bajo la lluvia, con frío, gritándome cada mañana 'buen día Lula', era bueno saber que estaban ahí, ustedes son el alimento de la democracia y lo que necesitaba para poder resistir”. Además criticó a los sectores de la política y la Justicia que "trabajaron para criminalizar a la izquierda, para criminalizar al PT y para criminalizar a Lula". "Tienen que entender que no metieron preso un dirigente, no metieron preso a Lula, intentaron detener una idea y las ideas no se matan", resaltó.

“Salgo de aquí con 74 años, con mi corazón lleno de amor, porque el amor va a vencer en este país. Hay que seguir luchando”, concluyó Lula ya dispuesto a retomar la militancia política. Se espera que este sábado brinde un discurso en la sede del sindicato metalúrgico en Sao Bernardo do Campo. Allí creció y fue en el lugar donde estuvo antes de que se entregara a la policía.