Trans en dictadura: reconocimiento y teatro

08/11/2019

Marzia Echenique contó cómo se animó a revelar sobre las tablas lo que fue el infierno de su juventud

Finalmente Reparadas.
Autor:
Redacción web

Este sábado a las 21, en el Centro Cultural de Abajo, Entre Ríos 579, se presenta “Finalmente Reparadas”. La obra cuenta las vidas de mujeres trans en los años '80; sobrevivientes que dejaron un precedente para la historia rosarina y santafesina.

"Finalmente Reparadas" es consecuencia de un hecho que ocurrió hace muy poco en la provincia de Santa Fe cuando, en 2018, el gobernador Miguel Lifschitz, el Subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual, Esteban Paulón, y la Secretaria de Derechos Humanos de la Provincia de Santa Fe, reconocieron a diez mujeres trans víctimas de la dictadura militar, época en que el colectivo LGTBI fue perseguido, encarcelado y discriminado.

Interpretada por cinco de las diez protagonistas de la historia, la obra transcurre desde el presente al pasado, pasando por todas las emociones, con relatos reales, contados por quienes los vivieron en primera persona, pero también es la historia de todas las mujeres trans que vivieron el horror de un gobierno de facto.

Cuenta con producción de Pamela Rocchi y actuaciones protagónicas de Bibiana Blasón, Laly Rolón, Marzia Echenique, Carolina Boetti y Katiana Curcio.

Antes de la presentación de la obra, Marzia Echenique pasó por los estudios de Radio Universidad para hablar de la obra y de su propia historia de vida, lo que fue el infierno de su juventud.

Tuve que exiliarme del país. Me fui a Europa. Viví unos años en París y después me fui a vivir Italia, donde pasé casi toda mi juventud. Yo en realidad me fui en el periodo de la democracia. Porque pasada la Dictadura no fue fácil desarraigar de la mente de la gente toda esta ideología que los militares habían impuesto en la sociedad rosarina”, contó.

La persecución a la comunidad trans fue totalmente amenazadora. “Nosotras diez que fuimos reconocidas, somos las diez que hoy por hoy estamos vivas y lo podemos contar. Porque las otras chicas murieron en la indigencia y en el abandono del Estado. Porque en esos años no teníamos derecho a la salud, al trabajo, a estudiar. No teníamos ningún derecho existencial”.

Además, reconoció que cuando volvió a Argentina le costó mucho salir a la calle. “Habíamos naturalizado la persecución nuestra”.

Cabe mencionar que la obra fue declarada de interés Provincial por el Senador Miguel Capiello, de Interés por el Concejo Municipal de Rosario y de Interés por el Concejo Deliberante de Santa Fe Capital.