Lula Da Silva a un paso de quedar libre

08/11/2019

El Supremo Tribunal de Brasil votó 6 a 5 por cambiar su doctrina sobre la prisión preventiva. Lula lelva 579 días preso

Autor:
Redacción web

“Los poderosos pueden matar una, dos o tres rosas, pero nunca podrán detener la primavera ¡Y nuestra lucha es en busca de la primavera! (sic).

Con esas palabras es que Lula da Silva comenzaba el cierre del emblemático discurso pronunciado desde las instalaciones del Sindicato de los Metalúrgicos previo a entregarse ante la Policía Federal de Curitiba.

En las últimas horas, cada una de esas palabras parece haber ganado peso propio en lo que pareciera ser la primera victoria para el ex mandatario, el Partido de los Trabajadores y el normal funcionamiento de la democracia brasilera desde el golpe institucional disfrazado de impeachment en el año 2016.

¿Qué fue lo que cambió?

Tras cinco sesiones de deliberaciones y por 6 votos contra 5, el Tribunal Supremo de Justicia anuló la jurisprudencia establecida en el año 2016 a partir de la cual se posibilitaba la ejecución de una pena de prisión después de que ésta fuera confirmada en segunda instancia.

Por ley en Brasil existen cuatro instancias para apelar y en el caso particular de Lula da Silva, todavía le resta una posibilidad. Entonces, la decisión de ayer marca que las penas de prisión no pueden empezar a ejecutarse antes de agotar todas estas alternativas.

Es importante mencionar también que la resolución en cuestión no prohíbe el arresto antes del agotamiento de las apelaciones, pero sí establece la necesidad de individualizar la situación del acusado. En los casos que cumplan los requisitos de prisión preventiva, no serán puestos en libertad.

¿Por qué está preso Lula?

Lula afronta desde el 7 de abril del 2018 ocho años y diez meses de prisión (en un comienzo eran 12 años) tras haber sido condenado en segunda instancia por corrupción y lavado de dinero.

El expresidente fue hallado culpable de aceptar sobornos (un departamento triplex) por US$1,1 millones de la constructora OAS para el otorgamiento de contratos de la petrolera estatal Petrobras.

Además, y con la misma flexibilidad que su condena, es que quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010 afronta otras acusaciones y condenas en el marco del "Lava Jato" en los que se lo acusa de corrupción, obstrucción a la Justicia y lavado de activos, entre otros cargos.

En esta línea resaltan los casos derivados como el de Cerveró, del Banco Nacional de Desenvolvimento Económico e Social (BNDES), el Instituto Lula, Sitio de Atibaia, Automotrices y cazas Gripen.

¿Queda en libertad?

Al momento, Cristiano Zanin Martins y Valeska Martins, abogados de da Silva, ya confirmaron que en el día de hoy, tras conversar con Lula, van a solicitar al Tribunal de Curitiba la inmediata liberación del líder del Partido de los Trabajadores.

Además los representantes legales también van a buscar que se un habeas corpus pendiente que pide anular la totalidad del proceso.

Para que esta decisión tenga o no lugar se volverá a tener que escuchar los argumentos legales tanto de las defensas como de las acusaciones. Para esto, todavía no hay fecha.

Sin embargo, el apoyo visibilizado en las calles de Brasil y en las redes sociales contó en el día de ayer con el antecedente más relevante en las 579 jornadas de Lula preso.