Pablo Dacal presenta Mi esqueleto

05/11/2019

El cantautor habló con Falso Vivo sobre su nuevo trabajo, que grabó en el formato clásico de trío de rock

Pablo Dacal, uno de los exponentes de la canción contemporánea.
Autor:
Redacción web

El cantautor Pablo Dacal, uno de los exponentes de la canción contemporánea argentina, llegará este jueves a Distrito 7, Ovidio Lagos 790, para dar a conocer “Mi esqueleto”, su nuevo trabajo que, grabado en el formato clásico de trío de rock, nació “impulsado por la necesidad de levantar la voz”, contó en Falso Vivo.

El material marca una bisagra en la carrera de este artista en un presente que lo encuentra en un lugar misterioso del que no reniega: “Estoy lejos de ser una novedad, pero tampoco soy un artista consagrado”, dijo.

A diferencia de sus discos anteriores, que registró con formaciones instrumentales coloridas y siempre distintas, el trovador porteño decidió esta vez apostar por la austeridad y trabajar con lo esencial. Así, con guitarra, bajo y batería, grabó 13 canciones urgentes y salvajes en el estudio El Progreso, montado en su casa del barrio de Caballito.

En relación al espíritu del álbum, Dacal apuntó: “El contexto me avasalló y dejé que así sea, es parte del juego, para que funcione la catarsis personal y salgan las ideas con mayor fuerza. La necesitaba para recuperar la energía del rock visceral, primigenio”.

“En los discos anteriores trabajé con sonidos de otras décadas y busqué otra clase de encuentro con el público, no tan habitual al espectáculo, en el que lo acústico funcione como punto de cercanía, sin distanciamientos ni impostaciones”.

Trazando una distancia el músico continuó: “Ahora no sentí el deseo de brindar una sonrisa o un abrazo, sino más bien la necesidad de gritar el desconsuelo frente al perfil del ciudadano contemporáneo, ese argentino que duerme en todos nosotros y no me gusta tanto”.

Además de piezas propias, entre la que cuentan los cortes “Manifestación” y “Una canción simple “, el disco incluye una versión del inédito “Hotel de la soledad”, del legendario autor cordobés Francisco Heredia, y “El esclavo feliz”, que escribió junto al poeta y editor Francisco Garamona.